Susana Boreal, la Anatolia que dice sí. Por: Alejandro Bermeo

Susana Boreal, cuyo nombre real es Susana Gómez, hoy es congresista de la república gracias a que Roy Barreras y Gustavo Petro le regalaron la curul. Lamentablemente para Colombia, ella ha demostrado no tener ningún conocimiento sobre el país y menos sobre la labor legislativa y, al aceptar el cargo, se vuelve parte del entramado de la corrupción. La directora de orquesta está cobrando millones por algo para lo cual no está preparada.

Si no sabe cuantos departamentos tiene el país mucho menos va a saber sobre el cargo que desempeña. Su desconexión con Colombia es tan evidente que cree que la “justicia menstrual” o utilizar el “nosotrxs” son preocupaciones reales en el grueso de la población. En suma, no tiene la expertiz, no conoce la ley quinta, no sabe de sus funciones o facultades como congresista, y no sabemos si en su equipo de trabajo legislativo puso a sus amigos vándalos de la orquesta. Ella no solo es irresponsable, aceptar ocupar ese cargo es corrupción, tanto de ella como de aquellos que la pusieron y de los que votaron por esa lista cerrada. No nos olvidemos de Agmeth Escaf del “boka sabor a corozo” y el “viernes locochón”, de gente así nos llenaron el congreso, ese fue el supuesto cambio, como se advirtió, para empeorar.

Roy Barreras que sí es estudiado, y más inteligente que todos ellos, supo armar un congreso lleno de anatolios que dicen sí. Pierde la democracia, pierde Colombia.

Y no se le critica por ser mujer, ni más faltaba, es congresista, tuvo varios meses para prepararse, pero lo único que preparó fue el “Duque chao” para matonear al presidente en la posesión, porque de eso es lo único que saben, del show y de sacar el videíto para redes sociales. Como congresista hay que exigirle, por eso se le pagan 34 millones al mes, por eso tiene más de 50 millones mensuales para su equipo de trabajo de 10 personas, sin contar con los más de 14 millones de gastos de representación. Tan cara que nos sale para que sea solo el payaso del circo.

Como Susana Gómez no tiene nada de fondo, tampoco votos, esos se los regalaron, pues aparece con propuestas ridículas como lo de personas menstruantes. Es la viva representante del modelo petrista que te manda a leer por redes sociales, del matoneador -de lo que sí está graduada-, de ese que solo sabe estar indignado todo el tiempo pero que no hace nada real por el país.

Le manda a decir Roy Barreras y David Racero que diga que sí, Anatolia.

Leave a Reply

Your email address will not be published.