‘El guerrillerito del Chicó’. El poder detrás del poder.

Enrique-santos-calderon

Enrique Santos Calderón el hermano de Juan Manuel Santos Calderón ha escogido permanecer en las sombras del gobierno y poderío de su familia en la arena política pero ha sido quizás su miembro mas influyente. Fue columnista de El Tiempo y fue poco querido por su tío abuelo el ex presidente de la república Eduardo Santos Montejo quien lo consideraba un Comunista.

Desde su posición privilegiada como miembro de un clan tan poderoso y ambicioso como lo son los Santos se desempeño como periodista e influenció el pensamiento de los Colombianos durante décadas a través de la codirección del periódico familiar. Dentro de su familia también empezó a liderar el clan como primogénito y hermano mayor. En su barrio se ganó el apodo de “el guerrillerito del Chicó”.

Su hermano, Juan Manuel Santos, el cuarto de cinco hijos, desarrollo una imagen de héroe e ídolo en su hermano mayor Enrique y secretamente fue desarrollando una afinidad por sus pensamientos ideológicos de izquierda. Así pasaron los años y mientras JM Santos ascendió la escalera política impulsada por las influencias y el dinero de su familia, el otro escribía poco a poco calando la piedra que luego desencadenaría en el nefasto proceso de paz y la entrega de el país a las FARC.

Hubo varias alarmas como cuando en 1997 Santos propuso a Samper crear una zona de distensión para albergar a los guerrilleros y luego propuso crear una asamblea constituyente redactada entre el gobierno y las guerrillas. Mientras tanto su hermano Enrique tras bambalinas era el asesor de confianza de Juan Manuel. Luego de un tiempo la familia decidió apoyar a Alvaro Uribe Velez, un desconocido político Antioqueño en la capital. Y así JM logro colarse en las filas de derecha política desapercibido.

Fue en 2012 cuando Las Farc se sentó a negociar con la administración de turno y por fin el “guerrillerito” tenía su oportunidad para darle la fuerza a la izquierda que nunca había tenido en Colombia. Se rumora que el precio que pago las Farc a la familia Santos fue de 750 millones de dolares por lograr el acuerdo. Enrique fue nombrado delegado especial para negociar con la guerrilla, quien mejor que él. Mientras tanto en Bogotá se trazaban los planes del poder de los años venideros, fue así como se dio la alianza entre otro guerrillero, Petro y Santos para ganar en 2014 nuevamente la presidencia, y fue la plata de Odebrecht la que lo permitió.

Que nos dejan? un pais dividido con tendencias socialistas que nos harian retroceder en el tiempo. La permisividad y falta de criterio ético de la familia Santos es la que puso a Colombia de rodillas y todo por beneficio propio.

P.D. No todos los Santos son así.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *