¡Oiga, mire, vea! Por: Natalia Bedoya

Natalia Bedoya -Columnista- elBogotano

¡Oiga, mire, vea, usted está en Cali para que vea! ¡La indisciplina mata! ¡CUIDESE, NO SEA INCULTO! – esas son las expresiones que quisiera emplear para los caleños que irresponsablemente y deliberadamente incumplen las medidas de bioseguridad que se han establecido como protocolo de protección para evitar los contagios en el marco del COVID-19.

Así como en Cali, en la mayoría de ciudades capitales, la “rumba” hoy ilegal, el atiborramiento de los centros comerciales, las “teorías de la conspiración” a cerca de la inexistencia del COVID-19 y el exceso de confianza (infundada) en la imposibilidad del contagio, pueden ser las razones más lógicas de un aumento de contagios en los últimos días, pareciera que los ciudadanos no entendieran que la cantidad de electrodomésticos nuevos y comprados a crédito por la confluencia de la incultura e ignorancia de algunos-, el desdén demostrado al poner en riesgo la vida propia y la de sus familias, puede dar por resultado la pérdida irreparable de la vida misma, la de sus hijos, o la de sus padres

Cali, es la ciudad donde nací, - ¡Cali, hoy me duele! - y como ciudadana no puedo aplaudir, tolerar o celebrar, que como en días pasados, presenciemos la violación permanente a los protocolos de bioseguridad diseñados tanto por el Gobierno Nacional y por el Gobierno Local con el fin de salvaguardar nuestra VIDA. La desafortunada, desconsiderada e irracional fiesta de más de 500 personas en el oriente de Cali -de la cual podemos ser victimas todos los ciudadanos Caleños – colmó la paciencia ciudadana, colmó todo límite de tolerancia y superó todo margen de inconciencia, es hora que el Gobierno Local ordene medidas estrictas que permitan la protección efectiva de la ciudadanía, - donde haya inconciencia debe haber autoridad para corregir- ¡Militaricen Ya!

Leave a Reply

Your email address will not be published.