El vínculo perfecto. Por: Hilda Lorena Leal Castaño.

Hilda Lorena Leal -Columnista- elBogotano

La vida que parecía transcurrir en una normalidad de inclinación en casos hacia lo tedioso, llena de todo y a la vez de nada, dentro de una constante costumbre que se ha roto con los últimos episodios inesperados que obligan a dar una mirada a la realidad donde se ha forzado a la humanidad entera a poner al menos un pie en la tierra parra replantear la forma de existir.

Se han abandonado los abrazos y elevado los muros que hoy son más difíciles de derrumbar por la usanza de mirar hacia otro lado, tal vez para anestesiarse y pretender transitar por la creación sin sentir nada, sobre todo cuando llegan noticias inesperadas, muchas de ellas contando cómo se ha ido la vida para muchos; y los que quedan se contagian de desesperanza. Para otros también se han ido los que creían grandes amores, esos que se juraron para toda una vida pero que no sobrevivieron a lo que se puede considerar como el más aniquilador de los tiempos.

Por eso hoy tiene más vigencia este proverbio “Como el agua refleja el rostro, así el corazón del hombre refleja al hombre”. (Proverbios 27:19), por eso los destellos de muchas solidaridades pasajeras que estrujan los derechos de los demás, sometiendo tratos crueles a las personas incluso en el interior de sus familias, lesionando lo más preciado de una persona después de la vida, su dignidad; volviendo imprescindible e inaplazable recuperar el reconocimiento del gran valor que tiene el ser humano.

(Le puede interesar caja de herramientas)

https://hildalorenalealc.blogspot.com/2019/07/caja-de-herramientas.html

Para esto, no podemos olvidar que nos necesitamos los unos de los otros, que tenemos muchos derechos y también deberes, contamos con la fortuna de gozar de “dignidad divina” esa que nos regaló Dios cuando nos hizo a su imagen y semejanza, con el mandato de amarnos los unos a los otros, en conclusión, apropiarse del “te acepto tal y como eres”.

Estos son buenos tiempos para renovar la caja de herramientas, encontrar lo inspirador del otro en los puntos que nos unen, cada uno hace la diferencia, cuando reconoce en los demás no a quien destruir, sino con quien construir.

Que no se olvide “Por encima de todo, vístanse de amor, que es el vínculo perfecto” (Colosenses 3:14).

2 Comentarios de: “El vínculo perfecto. Por: Hilda Lorena Leal Castaño.

  1. “Te acepto tal y como eres”.
    Amar al prójimo como a ti mismo.
    En la soledad y el silencio de San José, en el perfecto cuidado, cariño y amor a Jesús por parte de María, y en el perfecto amor de Dios al habernos dado a su hijo, nuestro Salvador, el único verdadero amor. Dios te bendiga a ti y a toda tu casa Hilda L.

Leave a Reply

Your email address will not be published.