El triste final de la Cumbre de las Américas. Por: Laura Valencia

Laura valencia

En esta gran película celebrada en Los Ángeles los invitados son todos los países del continente de América. Se busca debatir y proponer soluciones a los problemas económicos y políticos del continente. Hace poco se reunieron por novena vez los mandatarios de estos países, pero en vez de dar una esperanza, volvió a quedar un desaliento.

Primero, el presidente de Estados Unidos, Joe Biden, tomó la decisión de excluir a Nicaragua, Venezuela y Cuba. La razón detrás de esto es por el tipo de gobierno autoritario que tienen esos países, donde actualmente se están violando los derechos humanos de las y los ciudadanos y muchos se ven obligados a huir de sus tierras. Ante esta postura, otros invitados como México y Honduras decidieron no asistir. La postura del anfitrión Biden es acertada, los gobernantes que violan los derechos humanos de los ciudadanos y están de manera autoritaria en el poder, no deberían tener unas relaciones diplomáticas fuertes para participar en decisiones económicas y políticas del continente. Parte del castigo de ser un mal gobernante es estar excluido del mercado y política global, no se pueden acometer atrocidades en un país y asistir a eventos que buscan patrocinar el progreso y mejora de la región, es doble moral.

Asimismo, unos de los principales temas a tratar de la Cumbre era el fenómeno de migración que se vive. Está claro que la situación de occidente va en decadencia, tenemos democracias débiles y países con gobiernos extremistas que parecen estar retrocediendo a las naciones en temas de derechos humanos y economías. Tuvieron más protagonismo los países ausentes que los temas relevantes. En cuanto a la migración, se llegó a un acuerdo para buscar formas de solucionar este problema con acuerdos políticos y apoyo entre las naciones. No obstante, no se avanzó mucho en qué se puede hacer con los países que están generando esta migración y cómo apoyar económicamente a las naciones que reciben a los migrantes. Recordemos que los acuerdos políticos son documentos redactados, como un guion, falta ver su desarrollo a través de la obra.

Tampoco se avanzó mucho en temas de cambio climático y desarrollo sostenible. Al final, tuvo más relevancia el cuestionamiento de por qué Estados Unidos tenía la potestad de elegir a quién invitar al evento que los problemas sociales y políticos que vive América. Además, se evidenció el poder que ha perdido Estados Unidos en el continente, ya que muchos de los asistentes mostraron su descontento frente a la exclusión de los países ya mencionados. Estados Unidos siempre se ha caracterizado por ser un ejemplo en temas económicos y de democracia en el continente, pero después de la reunión en Los Ángeles queda en evidencia que nuestra región presenta serias fracciones y retrocesos. ¿Será que Estados Unidos ya no está siendo un buen guionista en esta obra? Ahora tiene discusiones con otros directores, como Rusia y China, que buscan adueñarse de la película de América Latina.

Muchas veces se cuestiona el rol que juegan las organizaciones internacionales como la ONU o la OTAN, me parece válido en algunos casos. Sin embargo, eventos como la Cumbre pueden tener un protagonismo importante al ser un espacio de debate entre las naciones que son protagonistas en ciertos aspectos. Es triste saber que cada tres años es el lanzamiento de esta película pero nunca se logra terminar. Cuando se reúnen a todos o casi todos los países de un continente, se abre una puerta donde se deben buscar propuestas para avanzar hacia sociedades menos desiguales, más naciones fuertes y competitivas económicamente y reforzar los mecanismos democráticos en los países. Si cada mandatario trabaja por su lado, no tendrá el final perfecto que se muestra en las películas de Hollywood. Integrar a todos los países de la región o su mayoría es fundamental para cualquier gobernante, apoyarse en las fortalezas de los otros para buscar un progreso más eficaz e integral debería ser la escena final de cualquier país.  

Leave a Reply

Your email address will not be published.