Desenmascarando a Gustavo Bolivar: Por Miguel Polo Polo

El senador Gustavo Bolivar ha sido una de las figuras públicas que más ha dado de que hablar en los últimos meses en Colombia. Los motivos han sido diferentes, y ninguno ha sido para destacar de buena forma. Durante los meses del paro nacional, se supo que el senador apoyaba a los manifestantes de la auto denominada ‘Primera Línea’, y los dotaba con elementos para protestar.

Después, se dio la histórica votación de la Segunda Vicepresidencia del Senado, donde Bolivar fue derrotado por el voto en blanco; un hecho que jamás había pasado en la política nacional.

Para añadirle la cereza al pastel, se destapó en los últimos días un escándalo donde el senador estafó al fallecido hijo del actor Bruno Días, Diego Díaz. El activista Miguel Polo Polo, realizó un detallado video destapando toda la corrupción detrás de este caso, retratando a Gustavo Bolivar como un estafador, quien además tiene unas enormes deudas económicas por pagar.

El senador Bolivar es dueño de un hotel en Ricaurte, Cundinamarca, llamado ‘Paraíso Estudios’. Según explica Polo Polo, el lugar no cuenta con ninguna matrícula mercantil desde 2018, al igual que tampoco con un Registro Nacional de Turismo desde 2019. A pesar de esto, el establecimiento opera y es promovido en redes sociales.

El escándalo con el hijo del actor Bruno Diaz, se dio a raíz de un contrato suscrito entre Diego Díaz y el senador Bolivar, mano derecha de Gustavo Petro. Este fue un contrato por 200 millones de pesos por unos paneles solares, los cuales fueron instalados en el hotel del senador. Esto para poder abastecer de energía el hotel, ya que Bolivar robaba energía de Codensa en su propiedad.

Lo que ocurrió fue que Díaz pidió préstamos a diferentes entidades para poder instalar los paneles, y a medida que estos ahorraran costos en energía al hotel, Bolivar le iría pagando a Díaz la plata para así pagar los préstamos. Estos pagos nunca se dieron.

Diaz increpó en varias instancias a Bolivar, quien jamás fue capaz de darles la cara, e incluso, relata un amigo de Díaz, el senador les mandó la policía para que lo dejaran en paz. Resulta irónico que Bolivar, quien tanto critica a la Policía Nacional, e incluso les dice “cerdos policías”, según Polo Polo, los utiliza para escudarse a su conveniencia.

450, ese es el número de llamadas que el senador Bolivar no le contestó a Diego Díaz cuando este buscaba contactarlo, y curiosamente, es el mismo número de millones en los cuales va la deuda de Bolivar a Díaz. . E incluso llegó a bloquearlo de Whatsapp. Incluso, Diego llegó a sentirse amenazado. Según relata su amigo, recibieron llamadas donde les decían “dejen en paz al senador”.

Gustavo Bolivar sigue sin responder la deuda.

Comenrarios de: “Desenmascarando a Gustavo Bolivar: Por Miguel Polo Polo

  1. Sinverguenza rata, será que como el hijo de Petro, estara esperando que sea presidente para pagar sus deudas,? 🤭🤭

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *