Tampoco Sería El Fin del Mundo: Por Rafael Torres

Rafael Torres Camargo

Tuve la desgracia de vivir el comienzo de la pandemia en otro país. Mientras todo el mundo estaba encerrado con su familia y esperaba con ansias salir de su casa,  yo estaba desesperado por poder  pasar unos días en mi casa. Después de un vuelo humanitario que parecía eterno logré llegar a un país completamente distinto al que era cuando me había ido. Me acuerdo de llegar a Colombia e impresionarme la disciplina con la que la gente se ponía el tapabocas y acataba todas las medidas de aislamiento y bioseguridad. Mientras tanto, en twitter mucha gente decía se quejaba de nuestra indisciplina como país era y decía que esta era  la causa de que el gobierno extendiera la cuarentena.

Después de ver cómo la gente en Barcelona caminaba por la diagonal , sin ni siquiera ponerse un tapaboca y acá desinfectamos la llantas de los carros me di cuenta como los Colombianos somos demasiado injustos y negativos con nosotros mismos. Pocos países tuvieron cuarentenas tan largas como las nuestras y en casi ninguno la gente fue tan complaciente con la extensión de la cuarentena como en Colombia. Aun así , hubo quienes se indignaron por casos aislados de indisciplina y criticaban al pueblo Colombiano por indisciplinado, ignorando como en casi todos los países del mundo ya se habían levantado las restricciones y en muchos la gente estaba en la calle protestando.

En este año de elecciones muchos hablan de la desgracia que sería una victoria de Petro y aunque tienen razón en lo que representa tener a un tipo con las  ideas de Petro  en el poder, se les olvida que en este país hay cierto respeto por las instituciones. Por más que Petro propone imprimir billetes para financiar un gigantesco gasto público, en este país, a diferencia de países como Argentina, hay una independencia del banco central que garantiza que esto no sea posible. Por más que Petro proponga irrespetar la propiedad privada, en este país hay una corte constitucional independiente que aunque esté llena de fallas ha probado ser efectiva a la hora de hacer un control de constitucionalidad cuando se ha necesitado y, sin dudas, garantizaría que se respete la propiedad privada en caso de que Petro intente expropiar. Por más que el congreso sea un lugar de mucha corrupción hay congresistas que han probado ser excelentes para hacer control político y no dejarían que Petro gobierne a su antojo. Además, en Colombia tenemos la gran suerte de tener una fuerza armada que respeta el estado de derecho, algo que no pasaba en Venezuela y fue clave para que Chavez, después Maduro, pudieran gobernar de la forma tan desastrosa en la que lo hicieron. 

En los medios se habla mucho de cómo varios contratos tienen la famosa “cláusula Petro” en la cual se extinguen las obligaciones de las partes en el caso eventual en el que Petro gane las elecciones. Sin embargo, poco se habla de cómo en el año 2021 se han invertido 2 billones de dólares en rondas de inversión de capital de riesgo para empresas colombianas. Este país tiene unos problemas sociales imposibles de ignorar y sobran cosas por mejorar pero a diferencia de muchos países en Latinoamérica, en Colombia hay un nivel de respeto por las instituciones el cual da cierto nivel de tranquilidad. Ni siquiera un presidente tan popular como Uribe pudo pasar por encima de las instituciones cuando quiso reelegirse por segunda vez.

Claramente una victoria de Petro sería catastrófica para el país. Sin embargo, este país vivió la época de Pablo Escobar, la época de los secuestros y cosas realmente horribles a lo largo de su  historia para siempre levantar la cabeza y seguir adelante. Mucho hablamos de la corrupción de nuestros políticos y muy poquito de como millones de colombianos han sufrido actos atroces de violencia contra ellos y sus familias para siempre salir adelante con una sonrisa y disfrutando la vida. Un gobierno de Petro sería complicadísimo, siempre que esas ideas se implementaron fueron un fracaso. Sin embargo, un gobierno de Petro no sería el fin del mundo como muchos lo pintan o una razón para dejar de creer que en este país se pueden hacer cosas importantes.

Leave a Reply

Your email address will not be published.