Mi voto para usted. Por: Sebastián Narváez Medina

Mi voto es para usted, no por usted Rodolfo. He dejado nuestras diferencias de lado, porque nunca vi a la patria tan coincidida en la decisión de tabicar el paso de un tirano al poder. El verdadero Paro Nacional en Colombia es votar por usted para derrotar a un autócrata por naturaleza. Parar para avanzar. Desconozco por qué usted, con el espíritu de Matusalén, desea a tan tardía edad conducir los destinos de esta nación. No obstante, sin pruebas, pero tampoco dudas, presumo que sus intenciones van más allá del poder, de la oscuridad. Que quede para la posteridad su buen nombre. En vísperas de la amenaza del comunismo y su avanzada en el continente, las circunstancias ameritan un unánime apoyo a su candidatura, el pueblo con usted. Tenga la certeza de que cuenta con su equis en mi tarjetón, y a su vez que el 7 de agosto retornaré, en plena libertad, a ser un opositor más de su presidencia.

El antipetrismo. El enemigo de mi enemigo es mi amigo. Fue así como me interesé por conocerlo a usted ¿Lo recuerda? No lo olvide. Nuestra primera misión juntos será lapidar de una buena vez el intento de cesarismo comunista que intimida, asedia, y advierte el derrame de la maldición sobre la patria. El infinito intento de Gustavo Petro y su averío de malhechores. Para tal fin tiene usted las pruebas, las ganas, y el ímpetu para dar esta batalla, aún en la más débil de las democracias. La prensa izquierdista arrodillada, y algunas instituciones de rapiña se nos oponen. Estamos con Dios y Él con su pueblo. El miedo y la desesperanza es lo único que no lo puede alcanzar a usted. Petro esta dominado y sometido, víctima de una diatriba inocua e incompetente. El castrochavismo tiene la coherencia de un amor imposible, y una vez caiga el telón caerán a su vez con la insensatez de ese proyecto político, los compromisarios desconcertados víctimas del engaño. Permita que esta sea la bandera más visible de su presidencia, para que nunca más un joven como yo vea en el horizonte la posibilidad de un anochecer sin amanecer.

Un voto por el capitalismo. Ha roto usted el esquema de los tecnócratas que viven de inaugurar burocracias incompetentes con el fin de cobrar sus coimas. Es usted un empresario de trayectoria, generador de riqueza y empleo para su bolsillo y el de muchos compatriotas. No hay mejor escuela aplicada en gobierno que la experiencia de los desafíos, las vicisitudes de las que está hecho un emprendedor. Cualidades de las que su contrincante carece muy a pesar de haber administrado en aquel entonces, el negocio de las armas y la droga desde la selva. En su administración el gasto será inversión, el derroche ahorro, y los corruptos presidiarios de sus delitos. No sea usted administrador, sea gerente. Un buen líder no solo gerencia la riqueza, sino las emociones y esperanzas de su gente. En este país la virtud de resiliencia nos ha evitado perder la cabeza, pero cuatro años más de impunidad, desempleo, irrespeto por la autoridad, harán lo suyo. Tenemos todo para ser potencia económica, y espero, ahora lo tendremos a usted. Recuerde, mi voto es para usted no por usted.

Doctrina del anti-establecimiento. Rodolfo, con su natalicio político nos dimos cuenta de tres realidades que afronta la dinámica de ideologías en Colombia. No toda la izquierda es Petroñera. No toda la derecha es uribista. No todo antipetrista es de derecha ni antiuribista de izquierda. Mejor aún, coincidimos en que estos tres factores en una misma ecuación no imponen como resultado la tibieza de fajardo, la falta de criterio de los Galán, ni el alucinamiento cognitivo de Alejandro Gaviria. Se puede tener carácter y cohesión con las ideas sin necesidad de agradarle a todos, eso se lo admiro y reconozco.  Este domingo 19 de junio recoge usted lo más profundo del uribismo, el ultraderechismo, los libertarios, la tercera vía, los auténticos zurdos y hasta los indecisos. Todos para usted a una sola voz clamando en bicentenario en contra de la tiranía petroariana. Por la patria y la democracia tenemos que ir juntos hasta las últimas consecuencias, un maquiavelismo que nos cueste la vida. Nada que no hagamos por la familia, de eso está hecha la bandera, un linaje de libertad.

Sin importar cual sea el resultado electoral yo lo declaro vencedor. De ganar el camino continúa, de perder, venceremos en la rebelión de las letras y los argumentos que un régimen narcótico no podrá silenciar. Al amanecer los colombianos de bien seguiremos en pie de lucha, trabajando. Pienso en mis ascendientes, sus lagrimas y gotas de sudor, sus frustraciones echadas al vacío por la mala escogencia de quienes invitan a que nos gobierne la ignorancia. Pienso también en mis descendientes, muchos que aún no en vida, agradecerían la responsabilidad de mi voto y su repercusión en el mañana. Larga vida a la patria, a este momento en la historia del que usted y yo hacemos parte. Pronto zarpa mi barco de regreso a la otra orilla, y en cuanto llega el día de hacerle oposición, mi voto es para usted.

Leave a Reply

Your email address will not be published.