Los Criollos ANTIFA, Terrorismo Doméstico e Internacional Por: Javier Mejia

Javier Mejia -Columnista- elBogotano

Para poder entender a profundidad los últimos acontecimientos por los que se enfrenta los Estados Unidos de Norte América, Europa, Asia, Latinoamérica, y hasta el mismo Colombia, debemos precisar cuál es la definición de esta violencia que se viene ejecutando en los últimos tiempos, y como se describen estos actos de terrorismo a nivel domestico e internacional. Según entes gubernamentales como el FBI; el terrorismo internacional se clasifica por actos violentos y peligrosos para la vida humana, destinados a intimidar, coaccionar una población civil o afectar la conducta de un gobierno que trascienden las fronteras nacionales especialmente por grupos radicales. Por otro lado, el terrorismo local o domestico lo definen como el uso amenazante de violencia por un grupo de sujetos o individuos que operan contra personas o propiedades sin dirección extranjera, que tiene como finalidad intimidar o coaccionar a una población civil, a un gobierno, o cualquier otro segmento para así lograr sus objetivos sociales o políticos por medio de la violencia.

Ahora para entender un poco más a qué tipo de violencia Colombia se ha enfrentado por décadas, debemos trasladarnos al año 1948 más precisamente al 9 de Abril, donde trágicamente es asesinado Jorge Eliecer Gaitán, suceso que divide a Colombia, el cual genero muertes, saqueos, incendios, daños a la propiedad privada, y otros delitos por todo el país. Una estrategia criminal o modus operandi que se había empezado a implementar por un grupo de la izquierda radical naciente en la Alemania Nazi, desde los inicios de la década de 1920, haciéndose llamar los ANTIFA, metodología que es utilizada y liderada ese día por Fidel Castro llevando a cabalidad su designio, que era desestabilizar la nación.

Pasemos ahora más adelante en la historia, tras los acontecimientos de otros sucesos que se desataron en el país, Fidel Castro desde su nuevo imperio tiránico y dictatorial continuo con su propósito, la conformación de grupos de guerrillas terroristas lideradas por él, para así poder dar continuidad al esparcimiento de su programa comunista por toda la región.

Estos grupos son las FARC, EPL, ELN, M-19 entre otros, cada uno de ellos con una metodología criminal y un modus operandi en particular. Pero hablemos más con exactitud del (M-19), grupo patibulario conformado por una red urbana que desde sus inicios desata el caos por medio de la violencia muy precisamente a nivel local; casos muy precisos y representativos para este grupo criminal fueron, el robo de la espada de Simón Bolívar en 1974, la toma de la embajada de Republica Dominicana en 1980, el cual les dio una gran representación delictiva a nivel internacional, y 5 años más tarde, la toma del palacio de justicia, eventos claramente de terrorismo domestico, que usan una componenda no siempre igual o precisa, ya que varían según los propósitos de acuerdo el momento, objetivo y circunstancia, claramente sin alejarse de este modus operandi transnacional, que hoy ejecutan sigilosamente los conocidos mundialmente, los ANTIFA.

Ya pasando mas en contexto, y con un breve resumen de lo que es este grupo criminal (M-19) ANTIFA, podemos analizar que su ideología incendiaria no ha desapareció y continúa cada vez más ferviente. Muy recientemente Latinoamérica y Europa eran atacadas feroz y vilmente, por actos vandálicos como los quiere hacer llamar el gobierno nacional, y terrorismo domestico e internacional por los expertos en seguridad nacional. Casi al finalizar del año 2019, el mundo fue testigo de los ataques que se perpetraron en Francia, España, Chile, Ecuador, Argentina, Perú, Bolivia, Colombia, entre otras naciones, demostrando así la capacidad que tiene el terrorismo a nivel local y transnacional.

Colombia capturo decenas de criminales extranjeros en los hechos ocurridos de terrorismo domestico e internacional perpetrados a nivel nacional, muchos de ellos financiados y asistidos por grupos comunistas de nivel mundial; su mayor castigo fue ser deportados, y la recompensa, no ser judicializados por estos delitos como tal. Este resultado se debe al parecer porque el gobierno nacional no tiene una política clara ante este tipo de criminalidad transnacional. Incendiar bancos, generar pánico, acabar con la propiedad pública y privada, violentar e irrumpir en hogares colombianos, agredir la fuerza pública, quebrantar la emotividad y provocar desasosiego en la sociedad, al parecer no son causas probables para categorizar estos actos como tal, y judicializar a estos criminales por terrorismo domestico e internacional.

Las autoridades competentes y los medios de prensa los tratan como jóvenes desadaptados de la sociedad, y los categorizan como si fueran unos pequeños e indefensos vándalos criollos que dicen reclamar más justicia social, para así minimizar su acción criminal, sin poner en contexto y analizar mucho más allá, de cuál es el objetivo final. En su gran mayoría, esas turbas están conformadas por jóvenes universitarios utilizados continuamente por líderes misántropos como lo es Gustavo Petro, líder natural del (M-19) quien se desmovilizo de sus botas, fusil y camuflado, mas no en cuerpo y mente. Este sujeto “honorable congresista” implementa tácticas constantemente de desestabilización social cada vez mas incendiarias, aprovechando su investidura parlamentaria, como si fuera un blindaje para popularizar la criminalidad, ya que sus incitaciones de salir a la calle solo traen para la sociedad, miseria, desgracia, desasosiego, atraso social, entre otras afectaciones que estos actos perversos le impiden vivir a la gran mayoría de personas en paz y tranquilidad, sociedad honesta y trabajadora, que su mayor anhelo es de crecer a nivel personal y construir país.

La animadversión de Gustavo Petro no tiene límites, pues su interés está muy lejano del tema político, racial, religioso, económico, social o equidad. Simplemente son actitudes de movimientos de izquierda radicales que se oponen firmemente a vivir en un estado de derecho, de justicia, libertad, ley y orden, que por medio de la violencia quieren imponer un sistema anárquico, tiránico y dictatorial, usando el mismo modus operandi de los grupos (M-19) ANTIFA.

Leave a Reply

Your email address will not be published.