Las Aerolineas estan en Cuarentena.

Sergio Escobar -Columnista- elBogotano

Miles de aeronaves de todo tipo, marca y tamaño están en tierra literalmente. No vuelan. Casos excepcionales de algunos vuelos humanitarios y los de carga son las únicas figuras en los radares de los controladores aéreos en el mundo: El 15/abril/2019 había 15.523 aviones volando. El 13/abril/2020 había solo 3.908 aeronaves.

El planeta necesitará reactivar el transporte aéreo y no será una tarea fácil. Requerirá de esfuerzos coordinados de todos los actores de la cadena de valor a nivel local, regional e internacional. Habrá dos incondicionales para que este proceso funcione: la ayuda de los Gobiernos a las aerolíneas y la confianza de los pasajeros en volar nuevamente que podría ser demorada como sucedió en el 2001 después de los ataques del 9/11.

Recientemente, la firma financiera de EE.UU., JPMorgan, en su conferencia anual sobre el transporte aéreo lanzaba una información preocupante. Varias aerolíneas internacionales tenían pocos meses de vida si sus aviones seguían en tierra. En el caso de las aerolíneas latinoamericanas, a Avianca se le pronosticaba tres meses; a LATAM cuatro meses; a Azul seis meses y a COPA diez meses, entre otras.

A esto se suma que algunas de las principales arrendadoras de aviones en el mundo comenzaron a perder su paciencia y pidieron de regreso sus aeronaves a varias aerolíneas como a Interjet en México disminuyendo su capacidad de reaccionar una vez se supere esta crisis de salud mundial que impide los viajes aéreos normales. Las arrendadoras de aviones también deberían estar en cuarentena.

Algunas aerolíneas de la región ya han pedido ayuda a sus gobiernos con resultados negativos como ha sucedido en Chile, Brasil y México. No ha sido suficiente licenciar o adelantar vacaciones o jubilación a parte de sus funcionarios. Según datos de la IATA, cerca de 25 millones de personas en todo el mundo dependen de la industria de la aviación directamente que requiere de gastos e inversiones diariamente para estar en el aire y compitiendo entre todas ellas por un pedazo de mercado que les permita subsistir. Existe una creencia que es una industria muy rica, pero en el fondo es una industria con una necesidad casi infinita de flujo de caja y de capital diario para mantenerse en el aire.

Y, dada las limitaciones que ahora tienen todos los Gobiernos en materia de recursos financieros por atender los estragos de la pandemia, es poco el margen de maniobra que hay para apoyar a grandes empresas como las aerolíneas sin afectar el componente social que demandan las pequeñas y medianas empresas en estos casos también.

Por lo tanto, no es claro como estarán las aerolíneas cuando las ayudas puedan llegar y de qué forma, en medio de esta turbulencia económica, pues ni siquiera consiguen aprovecharse de los precios bajos de los combustibles que se vive en esta época. Por ahora, operan marginalmente algunos vuelos de carga y humanitarios pagados por los gobiernos. Lo que es cierto es que el transporte aéreo, por lo menos en Colombia, se considera de interés público y por ende tendrá una oportunidad para sobrevivir.

Sergio Escobar, @sergioes11 de @MGCeie
Fuentes: IATA, OPEP, JPMorgan, Wilson Center

Leave a Reply

Your email address will not be published.