Jornada de Libertadores en medio de una crisis absoluta

Marcelo Gallardo con gases lacrimógenos
Los encuentros de Copa Libertadores en Colombia se jugaron en medio de un caos nacional.

El fútbol en Colombia se jugó como si el país no estuviera pasando por ninguna crisis social ni de salud. Sin embargo, los partidos de Copa Libertadores se llevaron a cabo en Barranquilla y Pereira mientras el caos estaba presente en las ciudades.

El partido entre Junior y River Plate correspondiente al grupo D se jugó en el estadio Romelio Martinez de Barranquilla. El empate 1-1 fue cosa de segundo plano a comparación de lo que aconteció durante el desarrollo del encuentro. Gases lacrimógenos fueron disparados por el Esmad a unas cuadras del estadio, pero el viento los llevó hasta el terreno de juego, haciendo que el encuentro tuviera que ser parado varios minutos.

El mismo técnico de River Plate, Marcelo Gallardo, condenó el hecho que hayan jugado el partido. "No es normal venir a jugar un partido de fútbol en medio de la situación que vive el pueblo colombiano".

En Pereira durante el juego de Atlético Nacional y Nacional de Uruguay, tampoco se vivió una jornada exenta de problemas. Los jugadores del equipo uruguayo no iban a presentarse al encuentro dadas las condiciones en la ciudad, donde varias protestas transcurrieron durante el día. Sin embargo, al llegar al estadio, se presentaron unas peleas entre los mismos jugadores de los equipos.

Al inicio del encuentro, el argentino Gonzalo Bergessio, capitán del cuadro uruguayo, recriminó a Sebastián Gómez, su contraparte del equipo colombiano la falta de empatía frente a la situación que vivieron. "Necesitamos más empatía de parte de ellos".

Aquí el video completo de la pelea entre los dos conjuntos antes del inicio del partido:

Leave a Reply

Your email address will not be published.