Irresponsables a las calles. Por: Natalia Bedoya

Natalia Bedoya -Columnista- elBogotano

Y salieron a marchar. Si bien es cierto que la protesta en un derecho legítimo que tenemos todos los colombianos, no es un buen momento de ejercerlo, pues salir a las calles no solo significa arriesgar nuestras vidas exponiéndonos al contagio del COVID-19, significa además arriesgar la vida de quienes nos esperan en casa.

Solo alguien irresponsable que no valora su salud sale a marchar en tiempo de pandemia, pero como es habitual, Colombia está lleno de irresponsables, empezando por quienes con discursos populistas invitan a salir a las calles sin considerar los riesgos de propagación.

El primero Gustavo Petro, quien desde la comodidad de su casa y sin arriesgar su vida invitó a salir a marchar en contra de un gobierno que está haciendo todos los esfuerzos necesarios para proteger la vida de los colombianos y derrotar el desempleo, como principal efecto negativo del coronavirus.

Que fácil fue para el Senador de la Colombia Humana, hoy acusado de vínculos con paramilitares y narcotraficantes, invitar a sus seguidores a salir como borregos a aumentar el riesgo de contagio de un virus letal, mientras él desde la comodidad de su casa esperaba cuántos incautos arriesgaron su vida por un fin politiquero.
Y cómo es habitual en marchas promovidas por ese sector político, el vandalismo fue el protagonista de la jornada, daños en bienes públicos y agresión a nuestra fuerza pública, que ameritó la intervención del ESMAD para preservar el orden público.

Ante el vandalismo, no hay otra forma que mano dura, pero en estos tiempos de pandemia no basta con el ESMAD, se hace necesario el patrullaje de nuestro Ejército Nacional para evitar que los actos vandálicos se convierta en un vehículo de propagación del COVID-19. Mano firme ya.

Leave a Reply

Your email address will not be published.