Colombia, el país de la informalidad: Por Diego Caro

Según el DANE, recientemente conocimos que el trabajo informal se mantiene cercano al 48%, es decir, una cifra estimada en 5,4 millones de trabajadores informales en las 23 principales ciudades de nuestro país, cifras alarmantes que esta actividad se convierta en una de las únicas salidas no solo de la población vulnerable o migrante, además profesionales y personas con posgrados deciden irse por el camino de la informalidad.


Pero teniendo en cuenta las estadísticas presentadas anteriormente y el momento en el que vivimos, se suele afirmar que todo surge teniendo como base la pandemia del Covid-19, partiendo desde la premisa actual que “los empleos y la economía se recuperan poco a poco”, sin embargo, debemos analizar que la pandemia tuvo un antes, de modo que hacía el 2019 la cifra de colombianos trabajando informalmente era cercana a las 5,7 millones de personas en las 23 principales ciudades, haciendo referencia que los empleos informales son una parte importante de la economía de nuestro país, incluso contribuyendo a que las cifras de desempleo bajen.


Ahora bien, si esta actividad es una parte importante de nuestra economía, ¿por qué es tan evidente la falta de políticas públicas que regulen y al mismo tiempo que acompañen a los trabajadores informales y pequeños emprendedores? Todo lo contrario, algo que sí es notorio, es un estado que, entre cobros, impuestos, normas y toda una serie de requerimientos, dejan como inviable muchos proyectos, de modo que un trabajador opta por quedarse como informal en la mayoría de los casos.


Por el contrario, el Estado debería ser un facilitador, respaldar esta economía y buscar su crecimiento para volverla empresa, es matemática simple, pues de acuerdo con las estadísticas de informalidad vs recolección de impuestos, una posible solución consistiría en reducir los impuestos y facilitar la formalización de empresas, lo que posteriormente permitiría duplicar el recaudo en impuestos y además se reduciría la corrupción, inseguridad y se aumentaría la calidad de vida de los colombianos.

Leave a Reply

Your email address will not be published.