Ciudadanos de segunda Clase: Por Rafael Torres

La semana pasada el mundo del tenis empezó el año de manera controversial. Novak Djokovic actual número uno del mundo,  fue detenido por las autoridades migratorias australianas. El tenista Serbio tomó la decisión de no vacunarse  por ende , este incumplía las reglas para participar en el Grand Slam de Australia y tenía que cumplir una cuarentena obligatoria para las personas no vacunadas que impuso el estado Australiano.  La controversia fue el tema más importante en el mundo del deporte la semana  y con ella trajo problemas diplomáticos entre Serbia y Australia. Por otro lado , la semana pasada twitter decidió eliminar de su plataforma  al doctor Robert Malone, un virólogo e inmunólogo estadounidense cuyo trabajo se centró en la tecnología de ARNm.  La decisión de twitter vino después de que Robert Malone diera una entrevista en el programa de Joe Rogan criticando la eficacia de la vacuna de Pfizer y criticara la manera en cómo el mundo ha atacado el problema de la pandemia.

Robert Malone fue el pionero en la implementación de la tecnología de ARN mensajero  la cual fue esencial para la creación de las vacunas contra el Covid-19. Cuesta creer cómo en medio de esta pesadilla que se llama coronavirus una plataforma tan importante para el acceso a la información ha tomado la decisión de censurar a un experto en el tema como Robert Malone.  Hoy en día , da la impresión que toda persona que no sigue ciegamente la narrativa estándar frente a la pandemia merece ser expulsada de nuestra sociedad. Es curioso como siempre que alguien cuestiona la narrativa de los medios de comunicación frente  a la pandemia este es acusado de desinformación. Nadie puede hablar de los efectos de la vacuna en redes sociales sin un anuncio de posible desinformación , nadie puede cuestionar la eficacia de las vacunadas al prevenir el contagio sin que lo bajen de ignorante y cuestionar cualquier decisión de nuestros gobernantes frente al manejo de la pandemia se toma como la opinión de alguien al que no le importa la salud de los demás. 

 Novak Djokovic debe ser de las personas más saludables de la tierra y está lejos de ser un paciente de alto riesgo sin embargo, ha sido condenado por casi todos los medios de comunicación solo por tomar la decisión de no vacunarse. Un tipo que está apunto de convertirse en el tenista con más Grand Slams de la historia no puede participar en un torneo por no vacunarse contra un virus que a él le presenta muy poco riesgo. No vacunarse es una decisión sin ningún fundamento científico y contraria a lo que cualquier profesional de la salud aconseja. Sin embargo, es realmente escalofriante como hemos aceptado que las personas que toman la decisión de no vacunarse sean tratados como ciudadanos de segunda clase alrededor del mundo.

El año pasado parecía que una vez el 70 por ciento de la población estuviera vacunada íbamos a volver a la vida normal. En Colombia , donde el movimiento antivacunas es muy pequeño, los niños todavía no van al colegio. Hablamos más de dosis de refuerzo y combinaciones de distintas vacunas que de quitarnos el tapabocas cuando estamos solos en un carro. No es lógico culpar a los pocos que han decidido no vacunarse de que sigamos viviendo en un mundo con restricciones por la pandemia aquellos  porque simplemente los hechos no lo demuestran de esta manera.Hemos entrado a un nivel de histeria tan grande que no contemplamos el hecho de que haya gente que piense distinto a nosotros y prefiere tomar riesgos distintos  a los nuestros. Es muy importante que la gente se vacune pero también es importante que el científico pionero en ARN mensajero pueda dar su opinión sobre las vacunas que utilizan su tecnología. Es clave que la gente se vacune pero también es clave que quien decide no hacerlo pueda jugar tenis tranquilo. El mundo necesita dejar la histeria de un lado y entender que en últimas cada quién es responsable por su salud.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *