Científicos y académicos rechazan proyecto en Congreso para prohibir semillas transgénicas.

Científicos y académicos rechazan proyecto en Congreso para prohibir semillas transgénicas

  • Más de 100 científicos, incluidos prestigiosos académicos y miembros de la Misión de Sabios, firmaron cartas rechazando la iniciativa.
  • Las cartas están dirigidas a los congresistas y piden que el Proyecto de Acto Legislativo sea archivado.
  • El proyecto busca prohibir constitucionalmente las semillas transgénicas en el país.

Científicos y académicos firmaron cartas dirigidas a los congresistas para dejar claro su rechazo al Proyecto de Acto Legislativo que busca la prohibición de semillas transgénicas. En las cartas expusieron sus razones para archivar la iniciativa.

Más de 100 científicos, académicos y expertos colombianos reunieron sus firmas en dos cartas dirigidas a representantes y senadores del Congreso de la República. En ambas cartas dejan claro su rotundo rechazo al Proyecto de Acto Legislativo que busca la prohibición de semillas transgénicas y exponen sus razones para pedir que este sea archivado.

El Proyecto de Acto Legislativo 008 de 2020, impulsado por el representante Juan Carlos Lozada, busca cambiar la constitución para prohibir el ingreso, producción, comercialización y exportación de semillas genéticamente modificadas por considerar que ponen en peligro la existencia de las semillas nativas y que no son seguros para el consumo humano, ni para el medio ambiente.

Dentro de los firmantes de las cartas se encuentran prestigiosos académicos y científicos nacionales expertos en el tema, incluidos destacados miembros de la Misión de Sabios y de la Academia de Ciencias, Físicas y Naturales como Elizabeth Hodson de Jaramillo, Carmenza Duque Beltrán, Moisés Wasserman y Enrique Forero, además de rectores y vicerrectores como Alejandro Gaviria de la Universidad de los Andes y Gustavo Buitrago de la Universidad Nacional.

En una de las cartas refutan los argumentos del representante Lozada y se extienden en los avances, experiencias y múltiples beneficios de los cultivos transgénicos no solamente en el mundo, sino también en Colombia, y concluyen que tal prohibición iría en contra de los retos propuestos por la Misión de Sabios en los que la biotecnología moderna y su aplicación en cultivos es fundamental para alcanzar una Colombia biodiversa, sostenible y equitativa.

También invitan a no limitar el acceso de los agricultores a la tecnología e innovación, y aprovechan para pedir que "iniciativas como estas sean evaluadas basadas en la evidencia científica y visión país; y no en creencias, supuestos o emociones como los presentados para este proyecto".

La segunda carta firmada por científicos —la mayoría doctores en estudios relacionados a la biotecnología y la genética— expresaron que la prohibición de las semillas transgénicas impactaría la productividad, la competitividad del país y la investigación nacional, destacando que en el país se han realizado avances para los cultivos de caña de azúcar, yuca, arroz, papas, café, tabaco, sacha inchi, higuerilla, soya, maíz y algodón, que podrían estar muy pronto en el mercado.

Por último, son enfáticos en asegurar que el PAL 008 del representante Lozada no está alineado a las tendencias globales de sostenibilidad, que ahora se orienta hacia la bioeconomía y hacia el cumplimiento de los Objetivos de Desarrollo Sostenible, para lo cual "la biotecnología moderna —que entre otros incluye los OGM— constituye un eje fundamental de desarrollo".

Si bien el proyecto ya obtuvo una primera aprobación, ahora deberá pasar por la plenaria de la Cámara de Representantes y muchos debates más antes de alcanzar su aprobación total.

Situación actual de los transgénicos en Colombia
Según datos de Agro-Bio, sólo en 15 años de adopción de cultivos transgénicos Colombia ha sembrado más de 1,07 millones de hectáreas de cultivos de maíz y algodón transgénico que han representado ganancias para los agricultores por más de $300 millones de dólares, y que han reducido en un 26% el impacto ambiental gracias a la reducción en aplicaciones de plaguicidas y la disminución en el uso de combustibles.

A nivel global, 26 países siembran 191,7 millones de hectáreas de estos cultivos desde hace más de 25 años.

Leave a Reply

Your email address will not be published.