"Cannabis medicinal debe prescribirse exclusivamente por profesionales médicos": Dra. Clara Lemus

Lemus, MD, directora de programa médicos de Avicanna Latam, conversó con El Bogotano para explicar la realidad de esta alternativa para la salud.

En agosto de 2017, el gobierno nacional reglamentó la fabricación, el uso de semillas y el cultivo de cannabis para fines medicinales y científicos. Desde entonces, y gracias a las características únicas que ofrece la geografía colombiana, el cannabis medicinal ha llamado la atención de grandes inversionistas internacionales y ha motivado la llegada de varias compañías canadienses.

Sin embargo, después de todos estos años, aún no es claro cuál es la realidad de esta industria en el país. Por eso, el periódico El Bogotano contactó a la MD Dra. Clara Lemus, una de las principales voces en la materia en Colombia y directora de programa médicos de Avicanna Latam para resolver los interrogantes más frecuentes.

MD Dra. Clara Lemus

¿Qué es lo que hace tan llamativo el cannabis medicinal?

El interés por el cannabis no es algo nuevo. Existe una tradición milenaria que data desde el año 2.700 a.C. en China, la cual evidencia el uso de la planta en diferentes condiciones clínicas y la existencia de distintas referencias para su uso.

Esta tradición se ha venido transmitiendo a través del tiempo y hoy, gracias a la ciencia y la investigación, se tiene la oportunidad para demostrar los beneficios de los cannabinoides y sus derivados. Tal es su importancia que en naciones como el Reino Unido, Estados Unidos, Israel y en la región europea ya se ha reconocido su uso medicinal.

 

Los cannabinoides actuan como coadyuvantes en el manejo de náuseas y vómito en pacientes con cáncer que están recibiendo quimioterapia, del dolor crónico y espasticidad por Esclerosis múltiple, entre otros. Foto: Cortesía Avicanna.

¿Ya es posible acceder a estos productos en Colombia?

Totalmente. No solamente se pueden adquirir productos como soluciones orales, aerosoles sublinguales, cremas y, próximamente, cápsulas, sino también acceder a programas de apoyo complementario y de alta rigurosidad para acompañar al paciente y su familia durante todo su tratamiento.

En el caso de Avicanna, por ejemplo, además de ofrecer un producto con altos estándares de calidad internacional, ofrece de manera gratuita a cada paciente la posibilidad de recibir un continuo seguimiento de su evolución y terapia con cannabis, teniendo acceso a recomendaciones personalizadas, respetando la autonomía del médico tratante, para que su terapia sea lo más efectiva y segura posible.

¿Qué enfermedades se pueden tratar con cannabis?

Existe evidencia concluyente para indicarla como coadyuvante en el manejo del dolor crónico, del control de náuseas y vómitos secundarios a quimioterapia, de contracturas musculares severas en pacientes con Esclerosis múltiples, y en casos especiales de epilepsias infantiles severas.

Así mismo, gracias a la investigación clínica, la evidencia en otros trastornos como problemas relacionados con el sueño, la ansiedad, la depresión y el síndrome de estrés postraumático ha venido creciendo significativamente.

¿Qué tan seguro son estos tratamientos?

En términos generales, son seguros. Como ocurre con todos los medicamentos, siempre existe una probabilidad para eventos adversos. Acá es importante señalar que los efectos relacionados con el uso recreativo son distintos a los encontrados en el uso clínico. En estos últimos, los eventos adversos son usualmente leves o moderados, y raramente severos; y, por fortuna, en la gran mayoría de estos, son reversibles.

Por otra parte, es fundamental acudir a referencias estandarizadas y autorizadas por el Invima, pues le garantizan al usuario un producto libre de sustancias tóxicas como metales pesados y plaguicidas, que se usan en algunos cultivos.

Finalmente, también es esencial considerar que la seguridad del cannabis está relacionada con la calidad de la terapia. Adicionalmente, cada paciente tiene una respuesta terapéutica diferente a una misma dosis y esto implica que el tratamiento debe iniciarse con dosis bajas y realizar incrementos graduales según la evolución; es necesario saber que el cannabis medicinal debe ser una terapia individualizada y siempre tener clara la importancia de tener como complemento un programa de seguimiento y apoyo para los pacientes. Avicanna ofrece el servicio de programa de apoyo a pacientes, el cual se llama Avicare.

¿Cómo se puede acceder a tratamientos con cannabis medicinal?

Según la normatividad local y lo cual está relacionado con la educación al paciente y la comunidad en general, la prescripción para estos tratamientos debe ser emitida por profesionales médicos. Estos son los que determinan los usos y las dosis más adecuadas para cada paciente.

Una vez obtenida la prescripción, el usuario puede dirigirse a puntos especializados y autorizados para la entrega de estos productos; también se puede llamar a las líneas de programas de pacientes que referencien los médicos.

Cultivo de cannabis medicinal

¿Cree que el desconocimiento ha afectado el acceso de los pacientes?

Sin duda. Este es un tema que suele generar resistencia en las personas. Lo importante es transmitirle a toda la comunidad que el conocimiento científico alrededor del cannabis medicinal y sus derivados es una realidad y, de hecho, ha venido en aumento y seguirá creciendo.

En la medida en que este conocimiento logre transmitirse a más rincones de la sociedad, como la academia, la opinión pública, las esferas médico-científicas y los pacientes, el acceso podrá ser más dinámico. En mi opinión, para finalizar, también es necesario garantizar la autonomía de los médicos prescriptores, ya que estos son los que toman la decisión de a quién sí le puede funcionar este tipo de tratamientos.

Leave a Reply

Your email address will not be published.