Una mirada histórica al conflicto entre Israel y Palestina

Banderas de Israel y Palestina
Las imágenes bélicas de los últimos días han vuelto a despertar tensiones históricas entre los ocupantes del territorio.

El arraigo a una tierra es algo que toda persona o grupo de personas puede sentir. Como se dice coloquialmente: "no hay lugar como el hogar". En este momento, el hogar de varias personas en el Medio Oriente se encuentra sumergido en una serie de escaladas bélicas. Los ataques que iniciaron hace ya diez días desde la Franja de Gaza hacia ciudades del estado de Israel, y que trajeron consigo represalias del país a quienes los atacaron, han cobrado la vida cientos de personas.

Las imágenes de edificios desplomándose por disparos de misiles, al igual que la de cientos de proyectiles iluminando el cielo siendo lanzados desde parte y parte han dado la vuelta al mundo. Este conflicto entre Israel y Palestina ha venido ocurriendo desde hace décadas. Michael Rosenthal, un colombiano de religión judía, brindó un poco de contexto histórico de la situación actual desde la narrativa de su religión.

"Como todo conflicto, hay diferentes narrativas. Este comenzó desde la guerra de independencia de Israel. El pueblo judío es nativo de esta tierra, el cual fue expulsado hace 2.000 años por el Imperio Romano. Sin embargo, siempre se mantuvo el arraigo y alguna presencia en este lugar. Ya entrando al siglo XIX, con todo el antisemitismo que ocurrió principalmente en Europa, surge un movimiento judío que busca establecer un estado judío en las tierras de Israel", explica Rosenthal.

Fue así como los judíos comenzaron a comprar tierras en Israel, ayudando también al desarrollo económico de la zona. Por aquel entonces a principios del siglo XIX, Palestina era un mandato británico. Pasan los años y ocurre la Segunda Guerra Mundial, y tras la finalización de este conflicto, los judíos buscan tener un estado propio en la tierra de Israel. Es aquí donde entra la Resolución 181 de las Naciones Unidas, como cuenta Michael.

"Después de la guerra, la ONU crea la Resolución 181 que decide partir el territorio en dos. Lo hicieron basado en la demografía del país, excepto por Jerusalén, dejando la ciudad como internacional. Los judíos aceptan, pero los árabes no. Es acá cuando se libra una guerra de independencia. 700.000 árabes son desplazados de sus hogares durante la guerra, pero algo de lo que no se habla mucho es de los 800.000 judíos que fueron desplazados de los países árabes, los expulsan y son marcados como sionistas. A raíz de esto se da una crisis de refugiados, que hasta hoy continúa y es todavía el corazón del conflicto", cuenta.

A lo largo de los años hubo más conflictos entre árabes y judíos, como la Guerra de los Seis Días en 1967 donde Israel expandió su territorio, pero medida que fue pasando el tiempo fue devolviendo esas tierras para que se formara un estado palestino. Luego en el año 2005 en la Franja de Gaza, toma el control y el poder un partido político, considerado como una organización terrorista por Israel, Estados Unidos y la Unión Europea llamado Hamás.

Entendiendo una parte de este conflicto histórico, se llega a la situación que está viviendo el Medio Oriente actualmente, con una escalada de violencia entre Israel y Palestina que llega en el mes de la celebración de Ramadán de los árabes. Explica Rosenthal que siempre durante esta celebración ocurren protestas y problemas entre ambos lados.

"Este año la violencia se escaló a otro nivel. Hubo un detonante clave para los hechos de violencia que están ocurriendo. Hay un barrio en el este de Jerusalén que se llama Sheik Jarrah. Cuando ocurre la guerra en 1948, la ciudad queda partida en dos, y los judíos que vivían en esta zona fueron expulsados. Hay unas casas en este lugar que eran de judíos, fueron compradas en la época que el territorio estaba bajo en control Otomano en el siglo XVIII. Cuando Israel toma el control de Jerusalén en 1967, los judíos quieren volver a estas casas, pero tenían como ocupantes a refugiados palestinos. Hay una disputa que es llevada a corte por el control de esas casas, y se declara que los palestinos pueden permanecer ahí si pagan renta, cosa que deciden no hacer por lo que son refugiados. Y hace poco se tomó una decisión sobre este tema. Si estos palestinos no piensan pagar renta, van a ser sacados de las casas", cuenta Rosenthal.

Desalojo en Sheik Jarrah.

"La imagen de la policía de Israel sacando a las personas de las casas es muy fuerte. Yo creo que Israel no midió el impacto que podría tener esto. Después ocurrió lo que ocurrió donde hubo revueltas en una mezquita en Jerusalén, donde se vio a personas árabes con banderas de Hamás y se estaba formando una revuelta. Israel entra a la mezquita a intervenir, y yo creo que lo hizo por la misma razón por la que siempre lo hace, para proteger a sus ciudadanos. Ante esta situación, Hamás da un ultimátum exigiéndole a Israel que se salga de la mezquita o habrá consecuencias", explica.

Después de esto es cuando Hamás comienza a lanzar misiles hacia Jerusalén, según cuenta Rosenthal, es para defender a sus ciudadanos. "¿Cómo esto puede ser defenderlos? ¿Qué tal uno de estos misiles matara a ciudadanos palestinos? la violencia no se justifica. Eso fue una declaración de guerra, y por eso Israel responde", dice Michael.

"Este es un conflicto demasiado visual, y las imágenes que han salido son horribles. El ataque con misiles pareciera que es de una película de Star Wars. Se tiene muy poca empatía con los judíos en este conflicto. Alguna vez le preguntaron a la ex primer ministra de Israel, Golda Meier ¿por qué siguen insistiendo en vivir ahí? a lo que ella respondió "porque no tenemos a donde ir", cuenta Rosenthal. Lo que se ve es una lucha de dos pueblos que quieren quedarse viviendo en su territorio, pero la violencia entre ambas partes hace que esto se dificulte cada vez más.

Explica Rosenthal que la falta de liderazgo tanto en Israel como Palestina es un factor clave que ha llevado a esta crisis. Cuenta que Hamás busca tomar el control de Palestina en elecciones, y este es un movimiento muy radical con ideas muy extremistas. Es considerado una organización terrorista, y hay preocupación por lo que pueda llegar a pasar. Michael insiste en que el diálogo es la parte clave para solucionar o al menos, apaciguar este conflicto, y que no se sigan presentando los enfrentamientos que ocurren hoy en día.

"Falta mucha empatía con este conflicto, y falta diálogo y comunicación entre israelíes y palestinos. La gente siempre quiere ver este conflicto como algo blanco y negro, donde hay un bueno y un malo. Acá se pinta a Israel como el malo, los que invadieron el territorio y quieren sacar a los árabes, pero la gente olvida que a nosotros los judíos también nos han sacado de todos los territorios, eso es lo que la gente olvida", cierra Rosenthal.

Leave a Reply

Your email address will not be published.