Turquía, ¿Un problema ignorado? Por: Juan Manuel Toro

Juan Manuel Toro buga -Columnista- elBogotano

En los últimos años Turquía ha cambiado su forma de actuar en la política internacional, pues desde el golpe de Estado fallido en 2016, el presidente turco cambió radicalmente la doctrina secular del ejército y cambió totalmente las instituciones en Turquía. Esto ha logrado centrar todo el poder en el presidente y con esto se han generado los conflictos y tensiones por los cuales Turquía se está convirtiendo en un problema en la política internacional y un dilema para la paz en el Mediterráneo, en Medio Oriente y que amenaza con alcanzar a la Unión Europea e incluso a la alianza militar más poderosa del mundo: la OTAN.

Pero entonces, ¿que hace que Turquía sea tal problema? La razón va desde las declaraciones desde el presidente Erdogan donde anhela nuevamente la creación de un nuevo imperio otomano, las sospechas y acusaciones de financiación de organizaciones terroristas y yihadistas en Siria e Irak, su intervención en Libia, el apoyo ha Azerbaiyán en su conflicto con Armenia donde continuamente empuja a las partes a la confrontación. Sin embargo, el panorama empieza a cambiar, pues empieza a mirar más allá de Medio Oriente, ahora las nuevas tensiones van con Austria, pues una reciente publicación del New York Times afirmaba que un agente de inteligencia turco se reportó en una comisaría de Viena afirmando que tenía ordenes de eliminar a un político austriaco y que debía también realizar un falso testimonio para condenar a un empleado del consulado de los Estados Unidos en Estambul. La tensión continua con Grecia por la búsqueda de Turquía de gas y petróleo en el Mar Mediterráneo, lo que ha generado el despliegue de la flota griega, el envío de un portaaviones francés al Mediterráneo, y Turquía no ha dado un paso atrás en su búsqueda a pesar del choque de dos fragatas, una griega y una turca el mes de septiembre, y los continuos llamados de Francia y la Unión Europea. ¿Pero porque Turquía no da un paso atrás a pesar de los llamados? La cuestión es que Turquía junto a Azerbaiyán controlan una parte del gas que llega a Europa y se acerca el invierno y algunos de estos países necesitan este gas. Otra razón es que, a pesar de los llamados de la Unión Europea, Turquía no es sancionada gracias a que es uno de los mayores compradores de armas de Alemania y esta es una de las grandes influenciadoras de las decisiones que en la Unión Europea se toman. Pero fuera también de los problemas anteriormente mencionados, se debe mencionar que desde el año 2017 hasta ahora, Turquía a establecido bases militares y/o presencia militar en Qatar, Somalia, Sudán, Azerbaiyán, Albania, Chipre del Norte, Líbano, próximamente en Libia y se firmaría en los próximos días un tratado de defensa con Ucrania, además del ya firmado con Túnez este mismo año. Esto sumado a el control que también ejerce Turquía sobre porciones de tierra en Irak y Siria. Esto representa un expansionismo militar turco y un avance en su interés por controlar los distintos mares que tiene alrededor, lo que le provee la facilidad de actuar como uno de los agentes desestabilizantes de la región y que poco a poco está alcanzado a Europa. Si Turquía no es detenida prontamente en su expansión militarista, en sus tensiones con sus vecinos y en su retórica conflictiva, puede terminar arrastrando a Europa y a la región a una guerra en el Mediterráneo pues también sería la distracción perfecta frente a los problemas económicos que atraviesa Turquía, lo cual sería perfecto para Erdogan.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *