SEMANA. Por: Rafael Rodríguez Jaraba.

Rafael Rodríguez Jaraba

Durante diez años fui columnista de Semana en su versión on-line, y en ese tiempo y de manera regular, tuve evidencia de la aceptación y acogida de mis ideas y letras de parte de los lectores. Para esa época, Semana era la revista con mayor aceptación, credibilidad, suscriptores y circulación en el país. Su línea editorial era escrupulosamente objetiva, responsable, democrática y ponderada.

Desde su fundación en 1946 por parte del ex presidente Alberto Lleras Camargo y de su refundación en 1982 por Felipe López Caballero, Semana fue un espacio abierto a la información, la opinión, el conocimiento, la ciencia, la tecnología y la investigación, así como foro deliberante en el que ideas e ideales de todas las vertientes y matices, encontraban espacio propicio y neutral para el debate y la controversia social, política, económica, científica e inclusive, académica.

Su credibilidad y circulación empezó a decaer, cuando asumió su dirección Alejandro Santos Rubino, y con ello, su línea editorial cambió, su rigor informativo se perdió y su contenido se enfiló deliberadamente hacia la política partidista, lo que convirtió a la revista en corifeo y espadachín de Juan Manuel Santos y en contradictor y justiciero del ex presidente Álvaro Uribe Vélez.

En esa reciente y oscura época de la revista, su director, valiéndose de mandos medios y aduciendo motivos de reorganización y discrecionalidad, suspendió de manera abrupta la publicación de mis columnas, así como la de varios columnistas que no eran afectos al gobierno Santos, sin consideración alguna al buen recibo e inmensa aceptación de ellas, demostrando que cualquier opinión contraria a la línea editorial de la revista debía ser excluida.

Así, y sin prisa y sin pausa, Semana dejó de ser un faro orientador de opinión pública, para convertirse en una gacetilla del Gobierno y en fortín de obsecuentes aduladores de las indelicadezas, los despropósitos y los desvaríos de Juan Manuel Santos, así como en desvergonzado defensor y cómplice periodístico de las atrocidades de la banda narcoterrorista de la Farc.

Pronto los suscriptores y lectores advirtieron la politización de la revista, así como su parcialidad editorial y la ideología de la mayoría de sus periodistas y columnistas, al igual, que el ánimo solapado de magnificar el Gobierno Santos, desestabilizar el Gobierno de Iván Duque y de desprestigiar al ex presidente Álvaro Uribe Vélez.

Basta tan solo rememorar algunas de las perversas columnas de Daniel Coronel, León Valencia, Ariel Ávila, María Jimena Duzán y del bufón y fanfarrón Daniel Samper Ospina, para evidenciar la complacencia editorial de la revista con la canallada, el odio y la maledicencia.

Pero, como lo prueba la historia, no hay medio politizado que dure cien años ni lectores que lo resistan, y lo que era una revista querida e infaltable, de obligada y placentera lectura en oficinas y hogares, se convirtió en un medio fantasma contentivo de soterradas desinformaciones, injurias y calumnias.

Ojalá que los nuevos propietarios de Semana y su recién nombrada directora, sean capaces de restituirle la objetividad, la credibilidad y el prestigio perdido, y que la revista renuncie a su militancia política y retome la independencia, la neutralidad y la defensa del Estado Social de Derecho y la Democracia.

Es claro, que la degradación editorial de Semana y la hegemonía de Juan Manuel Santos sobre su política editorial, terminó arruinando su credibilidad y sostenibilidad económica, y, promoviendo la creación de varios medios y portales digitales de opinión pública, los cuales hoy cuentan con mayor audiencia a la que tuvo Semana en su mejor época.

Basta tan solo ver los reportes de Google Analyitics de medios digitales como, El Portal del Capuchino, Los Irreverentes y El Expediente, entre otros, para advertir la preferencia de los lectores colombianos por estos portales y sus columnistas.

El triste final de Semana, debería servir de ejemplo y reflexión para algunos medios, entre ellos, CM&, La W y Caracol Radio, que por añorar los edulcorantes que recibían de la perversa paz con impunidad de Santos y no resignarse a vivir sin ellos, de manera concertada no cesan de tratar de desestabilizar el actual Gobierno, de denigrar del ex presidente Álvaro Uribe Vélez y de proteger y encubrir el corrupto desgobierno de Juan Manuel Santos, olvidando que el Nobel de Barro no tiene memoria y no sabe de lealtad, agradecimiento y gratitud.

Si bien es claro, que cada medio de comunicación tiene una línea editorial, un sesgo político o una inclinación ideológica, lo que no resulta claro, es qué para defender esa línea, sesgo o inclinación, se renuncie a la verdad, a la realidad y a la objetividad, y se apele a la distorsión, a la deformación y a la tergiversación de las noticias, tal y como lo hicieron el exdirector y algunos de los periodistas y columnistas de Semana, quienes son los responsables de su naufragio.

Qué bueno fuera leer en la nueva Semana, a columnistas como Jaime Castro, María Isabel Rueda, Mauricio Vargas, Alfonso Gómez Méndez, Argiro Castaño y Rafael Nieto Loaiza, o a quienes opinen de manera edificante y propositiva sin socavar ni erosionar los cimientos de nuestra débil y perfectible democracia republicana.

Triste, muy triste el fin de Semana.

© 2020. Todos los Derechos Reservados.
*Rafael Rodríguez-Jaraba. Abogado Esp. Mg. Litigante. Consultor Jurídico. Asesour Corporativo. Conjuez. Árbitro en Derecho. Profesor Universitario. Miembro de la Academia Colombiana de Jurisprudencia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *