Mucha duda y poca certeza: Por Nicolás Morales

Nicolás Morales
De nada sirve tener los mejores ingredientes si no sabemos qué cocinar con ellos.

No considero que el balance de Colombia en la Copa América haya sido positivo. Brasil nos ganó (con mano del árbitro), Perú nos ganó, y Venezuela nos empató. Sacamos un solo punto de esos tres partidos, más los tres que nos llevamos del partido ante Ecuador, pero eso no es el mejor saldo.

La era de Reinaldo Rueda apenas lleva seis partidos, entonces es totalmente incorrecto crucificarlo desde ya. Pero creo que muchos esperábamos un mejor rendimiento del que hemos tenido hasta el momento. Al menos a mí me preocupa el funcionamiento del equipo. Recae de sobremanera en Juan Guillermo Cuadrado, los delanteros tienen el arco cerrado, la defensa es endeble, y la creatividad parece no tener lugar.

Apenas se está comenzando un proceso, y no hay idea de juego clara aún, así como no hay un 11 titular fijo. Rueda ha probado con casi todos los jugadores convocados diferentes variantes, pero todos esos experimentos dejan conclusiones poco certeras. En lo personal, haber visto a Duván Zapata de banda izquierdo contra Perú me pareció un verdadero esperpento. Un delantero que anotó 19 goles en el año en Italia y suena para grandes equipos no tiene razón alguna de estar en una banda.

Caso diferente a este es el de Rafael Santos Borré, quien me parece se ganó su puesto en Colombia por su entrega y sacrificio. Aguerrido en marca, corriendo cada balón, este jugador sí justificó que no jugara en punta.

Yo siempre había sido defensor de Yerry Mina, un jugador que ha llenado de alegrías a los colombianos con sus goles, pero sus falencias defensivas no pueden seguir siendo excusadas. No da seguridad en defensa a pesar de ganar los balones por arriba, se le ve lento y desubicado en su posición. Pienso que utilizar alternativas como Carlos Cuesta, Jhon Lucumí, o el mismo William Tesillo en la zaga central pueden ser útiles para encontrar un central de garantías.

Todos seguimos ardidos después del partido ante Brasil (y con toda razón), pero viendo las cosas con la cabeza más tranquila, Colombia no ha jugado bien. El primer tiempo contra los pentacampeones fue muy bueno, con golazo incluido, pero nos fundió. Cuando Brasil decidió poner un poco más de revoluciones en el juego, nos vimos infinitamente superados, tanto en lo futbolístico como en lo físico. Son la mejor selección del continente, y de lejos, nos ganaron no solo por el error garrafal de Pitana, sino porque supieron cerrar el partido y devorarnos en lo físico.

Yo le tengo fe a Reinaldo, me parece un gran técnico, pero creo que debe empezar por fijar un 11 titular, encontrar una idea de juego, y tener alternativas en la creación que no sea solo Juan Guillermo Cuadrado (a quien no tendremos en segunda ronda y se vio absolutamente fundido contra Brasil). Si vuelve a llamar a James o no (ojalá si), y si trae más jugadores creativos como Juan Fernando Quintero, quienes puedan quitarle algo de esa responsabilidad a Cuadrado y Cardona, quienes han sido de lo mejor de Colombia en la copa, podemos llegar a tener un juego ofensivo más atractivo.

Falta camino por recorrer, y la madera está para hacer cosas buenas. Seamos sinceros, por nombres tenemos mucho más equipo que Perú o que Venezuela y Ecuador, pero aún tenemos que encontrar el funcionamiento. De nada sirve tener los mejores ingredientes si no sabemos qué cocinar con ellos. Hora de comenzar a buscar y encontrar la receta ganadora.

Leave a Reply

Your email address will not be published.