Las FARC, una Fábrica de Criminalidad. Por: Javier Mejia.

Javier Mejia -Columnista- elBogotano

Tratar de narrar en esta columna más de 50 años de criminalidad a manos de las Farc es imposible, sus crímenes contra la humanidad superan miles de páginas, sus condenas varios siglos, los testimonios y las barbaries cometidas por estos terroristas son innumerables, y los registros ante el mundo entero están debidamente documentados. Más sin embargo por mecanismos de distracción y absolutismo pretenden evadir su actuar criminal, todo gracias al régimen judicial especial para las FARC. Hace dos días, en medio de espectáculos de pan y circo para el pueblo, la Jurisdicción Especial para la Paz (JEP), con ánimos de bajar las indignaciones de la ciudadanía, llama a indagatoria a 14 terroristas de las FARC, con la versión de escuchar los testimonios en referencia al secuestro de niños que utilizaron en su fábrica de criminalidad. Este llamamiento es otra artimaña más de la justicia colombiana para embrollar a la sociedad, ya que tan solo buscan calmar a la opinión pública nacional e internacional.

Días atrás la muy saludada y congratulada senadora Griselda Lobo, alias Sandra Ramírez, es nombrada como vicepresidenta del congreso de la republica, mucama criminal, concubina del sanguinario y genocida Pedro Antonio Marín, alias Tirofijo, cómplice y administradora del grupo terrorista Farc, precursora de las más grandes masacres en contra de la humanidad, niega ante el país, que este grupo guerrillero produjera el reclutamiento forzoso de niños menores de edad para someterlos a empuñar sus nefastas armas en contra de la sociedad. Ese nombramiento no solo le da una bofetada más a lo poco que queda de democracia en el país; sino que además, re-victimiza y humilla sistemáticamente a las víctimas de esa coautora delincuencial que hoy posa como digna y honorable congresista. Posteriormente Rodrigo Londoño, alias Timochenko, deshonroso congresista, en una entrevista con semana negó del mismo modo que la mucama de las Farc, el reclutamiento forzoso y secuestro de menores de edad a manos de esa nefasta fabrica criminal, como si los cientos de niños y niñas víctimas de estos criminales nunca hubieran existido, negando que obligaron a cometer crímenes contra la sociedad, y que sistemáticamente los violaron y convirtieron en sus esclavos sexuales.

Aunque Colombia hace parte del grupo de países que ha ratificado el Estatuto de Roma que dio origen a la Corte Penal Internacional (CPI), y en la constitución Colombiana indica que un menor es considerado hasta los 18 años de edad, estos jefes terroristas de las FARC deberán ser condenados por crímenes de lesa humanidad, en el cual el estatuto de Roma en su artículo 8 tipifica que entre los crímenes de guerra que implican responsabilidad penal internacional para los individuos que los cometen, esta el de reclutar, alistar o utilizar menores de 15 años en las hostilidades, y los cuales no podrán evadir internacionalmente. Por eso es que en sus discursos actuales, dicen que los pocos menores de edad que llegaban a sus filas eran por voluntad propia, mayores de 16 años y que nunca tuvieron en sus filas a menores de 15 años de edad, y así bajo estas versiones la (JEP) podrá limpiarles sus crímenes a nivel nacional, buscando de igual manera el indulto también a nivel internacional.

La paz para el pueblo Colombiano ha sido una de sus metas más anheladas durante hace décadas, y creer que este grupo terrorista desapareció bajo el acuerdo de Juan Manuel Santos y Timochenko, es un sofisma. Las Farc ahora más que nunca están más fuertes, y han llegado para perpetrarse en el poder. Durante décadas, esa fábrica de secuestros, masacres, violaciones, torturas, lavado de dinero, extorciones, violaciones, asesinatos, narcotráfico, desapariciones, entre otros crímenes, viene perfeccionando cada vez más su estrategia, analizan y hacen proyecciones como si fueran grandes empresarios, miden cada detalle cuidadosamente, dan saltos muy medidos, y están muy cerca de lograr su objetivo, tomarse el poder. Todo esto ha ocurrido gracias a unos grupos que entraron a ser accionistas, y se benefician de esta fábrica de producción criminal, tales como políticos, un sin número de medios de comunicación, revistas, periódicos, artistas, empresarios, jueces, congresistas, banqueros, iglesias, universidades, médicos, abogados, periodistas, deportistas, entre otros, y por consecuente uno de los factores más importante que mantiene la operatividad de esta empresa criminal, el dinero del narcotráfico; sin desconocer que existen unas instituciones del estado que son parte de la cadena de producción en la fabrica criminal de las Farc.

El gobierno colombiano hace unos meses revelo que las Farc tienen alrededor de cinco mil hombres guerrilleros armados nuevamente, cuando en los acuerdos de la Habana de esos dos misántropos se desmovilizarían ocho mil de ellos aproximadamente, quiere decir, que esta fábrica de criminalidad tan solo paso por un momento de reestructuración, que hoy día esos terroristas cuentan con armas más modernas, con mas oxigeno, más dinero, y menos obstrucción. Operan en las zonas de más trascendencia cocalera y de fácil proliferación en el país. Las proyecciones de las Farc no paran, su fabrica sigue operando las 24 horas del día, el gobierno poco los persigue, tienen a la justicia a sus pies, les lavan los crímenes que perpetraron por décadas, ya son honorables congresistas, tienen acceso a temas de seguridad nacional, las cortes están a su favor, cada año que pasa, sus crímenes los hacen ser más aceptables por la sociedad, las víctimas de este grupo terrorista están a la merced de la (JEP), cada vez son mas ignorados y silenciados, con fragantes excusas de que los testimonios de los testigos y las víctimas son inventados, y así con pretextos, ese bufet de magistrados expresan que llevan muy poco tiempo para darle manejo para lo que supuestamente fueron designados. El tiempo juega a favor de estos cabecillas, en unos pocos años dirán que ya se desmovilizaron y que no podemos volver al retroceso, que los que están en el monte son disidencias, y que debemos escribir una nueva su historia para las próximas generaciones.

Entre indultos, impunidad, rizas, y saludos, se han robado grandes democracias, y todo bajo la aceptación de líderes políticos que en su momento se mostraban estar en contra de ellos, y que hoy día han cambiado su concepto a lo que mostraron en el pasado. El mundo entero conoce el caso de Fidel Castro, que gracias a un indulto, este nefasto tiránico convirtió a Cuba en partera de hombres autoritarios y tiránicos. Otro gran ejemplo es el indulto es el de Hugo Chávez Frías, hijo imperioso tiránico de la dictadura cubana, comadrona delincuencial que va recorriendo países dejándolos en ruinas y sumergidos en el anarquismo. En Colombia no estamos muy lejos de estos dos ejemplos, ya tenemos el caso de Gustavo Petro y sus secuaces del M-19, otros indultados más que están a portas de consumarse en el poder, y así terminar por acabar con lo poco que nos queda de democracia. Sin contar con la amenaza inminente de impunidad que les van a otorgar a los terroristas de las FARC y su fábrica de criminalidad, que a pasos muy acelerados han llegado muy lejos, gracias a los políticos que deshonraron la dignidad del pueblo colombiano, que aunque en democracia el 2 de Octubre del 2016 le dijimos “NO” a esos acuerdos espurios entre dos tiranos, se atrevieron a negociar sin autorización del pueblo, lo ya expresado.

Estamos viviendo en un país enfermo, donde los principios y los valores ya están invertidos, donde las barbaries, atrocidades y genocidios de estos criminales son premiados, y los que combatieron esos flagelos bajo el amparo de la ley, hoy son encarcelados. Todo esto ha ocurrido gracias a la complacencia de una gran mayoría que continua eligiendo a esos honorables y tradicionales políticos padres de la Patria, que mediante discursos políticamente correctos engañan cada cuatro años al pueblo Colombiano con un ilusorio discurso que se olvidan que lo recitaron una vez están posesionados.

Leave a Reply

Your email address will not be published.