El ostentoso viceministro al que comparan con el Chapo Guzmán.

Cuando visita las regiones, el viceministro del Interior, Daniel Palacios Martínez, llama más la atención que su superior, la titular de esa cartera, Alicia Arango Olmos. Pero no porque fortalezca las relaciones políticas del Gobierno Nacional con los gobernadores, alcaldes, diputados o concejales sino por otra más fanfarrona.


Cada vez que llega a un aeropuerto se activa un sistema de seguridad que más se parece al del ministro de Defensa o el del presidente de la República. Así como lo leen. Mientras la ministra Arango tiene un vehículo blindado y dos guardaespaldas, a él, que es vice, le asignan tres carros y una veintena de escoltas.


¿Por qué tiene estos privilegios? Nadie sabe, pero en las terminales aéreas a las que llega ya le tienen cuento. En uno de sus viajes, cuando participó en la posesión del gobernador de Cesar, un embolador del aeropuerto preguntó que quién era el gran personaje que llegaba con ese aparatoso esquema de seguridad.


La respuesta no se hizo esperar. Su contraparte le dijo que era el nieto de Aníbal Martínez Zuleta -el reconocido ex contralor general de la República fallecido en 2014- y que con esa cantidad de escoltas y carros blindados se parecía al capo de capos de la mafia mexicana, el Chapo Guzmán. Y así se quedó.

El apodo no es solo cuento. En los últimos días, Palacios Martínez ha sido criticado por volteársele al uribismo a pesar de haber sido asesor del expresidente Álvaro Uribe, concejal de Bogotá y presidente de esa corporación por el partido Centro Democrático.


Ahora que se desempeña como viceministro del Interior para las Relaciones Políticas, al mejor estilo de la mafia, presuntamente está moviendo los hilos y llevando mensajes a su jefa y al presidente de la República para beneficiar al peligroso clan de los Gnecco en la Gobernación de Cesar.


Vale la pena recordar que el gobernador posesionado el pasado 1 de enero de 2020 en Cesar fue Luis Alberto Monsalvo Gnecco. Sin embargo, la Corte Suprema de Justicia lo halló culpable de corrupción electoral y lo destituyó del cargo. Además, entre los miembros de esa familia hay un líder paramilitar, un exgobernador condenado por corrupción, un contrabandista en la frontera con Venezuela y nexos con las mafias locales.


Por otra parte, el senador José Alfredo Gnecco se hizo elegir presidente de la Comisión Tercera del Senado de la República en donde se debaten temas relacionados con hacienda y crédito público (en otras palabras, dinero). La presión hacia el presidente Duque, que debe escoger gobernador de Cesar en los próximos días, es que si desea tener vía libre en ese organismo tiene que decidirse por el candidato del clan.

Comenrarios de: “El ostentoso viceministro al que comparan con el Chapo Guzmán.

  1. Corrupción de mierda que es la que gobierna este país, parecen líderes políticos africanos , sedientos de poder y dinero ?????

Leave a Reply

Your email address will not be published.