El ícono antivacuna: Por Laura Valencia

Laura valencia

El número uno del mundo, Novak Djokovic, se ha convertido en el ídolo para las personas antivacuna. El tenista serbio debe ser consciente de la serie de errores que ha cometido desde que el Abierto de Australia comenzó. Ocupar el primer puesto no te da la posibilidad de desobedecer unas normas que están pensadas para garantizar el bienestar de una mayoría, siempre he pensado que nuestras libertades o derechos tienen un límite cuando perjudican al otro.

Es respetable, mas no entendible, las personas que han decidido no vacunarse contra el pequeño virus que ha dejado enormes tragedias. Digo respetable porque considero que poder tolerar esas diferentes opiniones, por más opuestas que sean, es importante para mejorar la tolerancia y el respeto que se ha perdido en la sociedad. Sin embargo, Djokovic debe ser coherente con su posición al respecto. Si no quiere vacunarse es una decisión propia, está poniendo en riesgo a su núcleo familiar y su propia salud. Ahora, tiene que asumir las consecuencias de esto claramente, es que no puede asistir a eventos o lugares masivos de personas. El problema es que su trabajo en un constante evento masivo, donde personas de todas las edades están en riesgo por su pensamiento.

Todos somos libres de escoger y tomar una posición, pero hay trabajos en que la decisión personal puede pasar a un segundo plano. Un médico, por ejemplo, no puede poner su pensamiento de antivacuna por encima de la salud de todos los pacientes que tiene. “Nole” tiene una posición similar, no puede poner su postura por encima de las mil personas que le piden una foto, de sus entrenadores y de los otros jugadores.

Ojalá el número uno ponga en una balanza su situación actual. Por ahora, no solo perdió la oportunidad de jugar el Abierto de Australia por tres años, sino que también puede perder la posibilidad de jugar la mayoría de los torneos de la temporada. Esto sería algo fatal, porque su buen rendimiento se ve perjudicado y no tendría muchas opciones además de abandonar el tenis, tu trabajo. Si el tenista solo puede jugar muy pocos torneos al año, ¿cuáles marcas quisieran estar en ese negocio?

Otro factor importante para contemplar es los patrocinios que están detrás de este nuevo vocero. No creería que marcas importantes como Lacoste o Head quieran estar detrás de la nueva imagen que está proyectando Djokovic. Los patrocinadores apoyan a los jugadores no solo porque son una buena inversión económicamente, también les da cierta imagen a las empresas dependiendo de a quién apoyan. Por ende, si el jugador tiene actitudes que pueden afectar la imagen corporativa que proyecta una marca, o no va acorde a los valores que tiene la empresa, no es algo que merezca tener el respaldo.

Parece que es más lo que pierde el señor Djokovic a lo que gana. Queda esperar a ver si la balanza del serbio está igual a este panorama o si él tiene muchas más cosas en el lado positivo. Por ahora, el Abierto de Australia empezó y tendrá nuevo campeón. Mis apuestas: Alexander Zverev o Daniil Medvédev.

Leave a Reply

Your email address will not be published.