Colombia: bajo el lente de la histéresis. Por: Daniel Escobar

Daniel Escobar

“La situación actual del país es una consecuencia de la acumulación de eventos negativos a través del tiempo que generaron un descontento social. O nos sentamos a dialogar como país, o continuamos con lo mismo de siempre, no hay de otra”.

En economía e historia se habla a menudo de la ley de ‘dependencia de trayectoria’ o ‘path dependence’, según la cual, se da cuando el resultado de un proceso depende de la secuencia completa de los eventos y las decisiones tomadas hasta el momento y no solo de la situación actual. Es de hecho, comparable con el concepto de la histéresis, haciendo referencia a una propiedad de aquellos sistemas cuyo estado depende de sus antecedentes inmediatos. 

La premisa básica de estos conceptos, es que los fenómenos no dependen solo de las circunstancias actuales, sino también de cómo se ha llegado a esas circunstancias, es decir, que hay detrás o antes del conjunto de sucesos dado. Además, ambos insisten en estudiar la importancia de la evolución transcurrida y los antecedentes de los fenómenos, y es desde aquí, que se puede interpretar el fenómeno actual del país: la inconformidad social y la protesta ciudadana. 

Colombia es un caso que aplica para utilizarse como ejemplo desde estos supuestos anteriormente explicados. La historia tiene una inercia a largo plazo, ya que está compuesta por eventos y estos son los que van llevando un camino que si bien, no finaliza, si termina adquiriendo con el tiempo cambios bruscos en su trayectoria. Esto fue lo que pasó en nuestro país durante los últimos meses: un descontento social originado desde hace mucho tiempo y que terminó en una revuelta ciudadana bastante imponente, masiva y persistente.

Las razones por las que se dio el estallido social, se denominan factores estructurales acumulados, que no son muy positivos de hecho. Aquí algunos ejemplos: la no respuesta del Estado a las necesidades de la población, el aumento de las cifras de pobreza, el desempleo juvenil, un sentido profundo de exclusión social por parte de varios sectores, el incremento de los índices de violencia armada, el gasto indiscriminado del erario público, las decisiones arbitrarias del gobierno, la ilegalidad en el mercado y la fuerza desmedida como una herramienta de respuesta desde el Estado, que legitima abusos hacia los ciudadanos.

Estos motivos parecen ser coherentes con un estallido social de tal magnitud, que de hecho nadie había previsto, ya que realmente no fuimos capaces de imaginarnos este fenómeno que tiene muchos factores y causas de mucha naturaleza, visibles a toda vista. Esta coyuntura no se puede interpretar desde la mirada clásica de viejos y nuevos movimientos sociales, eso nos deja cortos. Estamos en unas nuevas expresiones de la movilización donde hay un espacio virtual que se disputa, una pandemia que restringe las capacidades del Estado para responder a la situación y unas dinámicas que se dieron desde todo ámbito de la sociedad. 

La acumulación de eventos dados dio en el blanco: la historia en Colombia produjo un globo que iba a reventar en cualquier momento, el problema es que tan ‘inflado’ está ese globo, ya que de ello depende la fuerza con la que reaccionan los sujetos en la historia. Como vimos, el globo estaba a su limite y estalló, no se sabe cuanto tiempo más siga reventado, ojalá pronto cambiemos de globo, una idea de un país diferente.

Las sociedad está demandando grandes cambios, tenemos que generar espacios de posibilidades porque sino continuaremos en lo mismo. En el peor de los mundos, las personas seguirán viendo la incapacidad del sistema político para procesar esta situación y estancarnos. Esto alimenta frustraciones, descontentos y violencias que irán hacia adelante si no se intenta hacer algo para cambiar. Tenemos que hacer un llamado al diálogo, a tomar las diferentes posturas y llegar a consensos. Llegó la hora de todo el país.

3 Comentarios de: “Colombia: bajo el lente de la histéresis. Por: Daniel Escobar

  1. Daniel un artículo que permite ver el espacio tiempo trascurrido enla reciente historia del Pais en el que vivimos.

    Colombia necesita ser examinada desde los inicios de un sistema social, economico, politico y ambiental que le está fallando a más de 30 millones de Colombianos.

    Por ello hay que aceptar que no estamos haciendo las cosas bien y lejos aun de "como deberían ser".

    Es asi como enfrentamos un desafío de construir un pacto entre todos que tenga como base a la inclusion, a la igualdad de derechos, al ordenamiento juridico democratico y participativo, a la generación de riqueza con equidad e igualdad de oportunidades.

    Todo lo anterior es posible sobre la base de que comprendamos y aceptemos que somos una Nacion Libre y con autodeterminacion para sentar los cimientos y acuerdos de una Nueva forma de Gobernar y ser Gobernados por los más idóneos, honestos, capaces, responsables y patriotas que podamos tener en ese "Diamante" conformado por:
    - El Estado
    - La Academia
    - El Sector Productivo y
    - La Sociedad Civil.

    Ahi se generarán los modelos de Desarrollo Social, Economico y Politico que requiere una Sociedad cansada de tanta banalidad y verguenza por la ignorancia, arrogancia y egoismo de los tan mal llamados Dirigentes Politicos.

    Que viva la Nueva Colombia que esta por nacer en este escenario de estudio y reflexión sobre lo que se debe cambiar, lo que se debe mantener y cuales son las metas que hay que alcanzar.

    Un abrazo.

  2. Exelente, muy buen escrito hace reflexionar al lector felicitaciones Daniel Felipe👍👍

  3. Excelente reflexión, de acuerdo, aqui ya no se habla de partidos politicos esta es una revolución de todos.

Leave a Reply

Your email address will not be published.