Sorpresas que no sorprenden. Por: Miguel Velarde

Miguel Velarde

El resultado en la primera vuelta de las elecciones presidenciales de Colombia es solo la confirmación de una tendencia que existe en continente desde hace algunos años.

Gustavo Petro se impuso con 40,32%, mientras que la sorpresa la dio Rodolfo Hernández, que se hizo del segundo lugar con 28,15%. Mientras tanto, Federico Gutiérrez no logró su objetivo y quedó en tercer lugar, con 23,91% y, lejos, Sergio Fajardo sacó 4,20%. Petro y Hernández se enfrentarán el 19 de junio en una segunda vuelta en la que se elegirá al próximo presidente de Colombia.

La victoria del exguerrillero no sorprendió a nadie, fue pronosticada desde hace meses por todas las encuestas. Sin embargo, lo que sí agarró a muchos desprevenidos fue el surgimiento del liderazgo de Hernández en pocos meses. 

La llegada de los “outsiders” (alguien que está por fuera de las tendencias más comunes) al poder se ha hecho cada vez más común. Entre los ejemplos más importantes en la región están Donald Trump en Estados Unidos, Jair Bolsonaro en Brasil, Pedro Castillo en Perú y, más recientemente, Gabriel Boric en Chile.

Muchos especulan sobre los motivos de este “fenómeno”, que ya no lo es tanto. Sin embargo, todo indica que lo más probable es que sea el reflejo del hartazgo de la sociedad con la política tradicional, con los mismos partidos que llevan décadas alternándose en el poder y con los discursos de siempre que prometen lo que nunca cumplen.

Cada vez es más evidente que la gente ya no vota “por” alguien, sino contra todo lo viejo conocido.

Contrario a lo que muchos afirmaban, el voto no es racional. Casi nadie vota por un plan o por una propuesta. La gran mayoría vota con sus emociones y éstas dependen hoy en gran parte de las nuevas tecnologías.

Lo más preocupante de todo es que la política tradicional no quiere, o no puede, darse cuenta de esto. Sigue encasillada en las mismas formas de antes y se resiste a un cambio que ya es innegable.

Mientras tanto, con cada nueva elección, muchos todavía se sorprenden de los resultados. Colombia es el ejemplo más reciente y lo más probable es que, debido al gran rechazo que genera Gustavo Petro en la mayoría de los colombianos, Rodolfo Hernández termine siendo elegido el próximo presidente de ese país.

Otro “outsider” que se haría del poder en la región. Otra “sorpresa” de esas que ya no deberían sorprender.

Leave a Reply

Your email address will not be published.