¡Pague con tan solo sonreír! El nuevo método que Mastercard quiere incorporar

Mastercard está implementando un controvertido programa que permitirá a los compradores pagar en la caja con una simple sonrisa o un movimiento de mano, mientras intenta asegurar una porción del mercado biométrico de $ 18 mil millones (£ 14,4 mil millones).

Si bien la tecnología de reconocimiento facial ha llamado mucho la atención entre los grupos de derechos civiles, la multinacional de servicios financieros Mastercard, dijo que estaba impulsando un programa de pago biométrico que, según afirmó, aceleraría los pagos, reduciría las filas y brindaría más seguridad que una tarjeta de crédito o débito estándar.

“Una vez inscrito, no hay necesidad de ralentizar la cola de pago buscando en sus bolsillos o bolsos”, dijo Mastercard. “Los consumidores podrán simplemente revisar la factura y sonreír a una cámara o pasar la mano por un lector para pagar”.

Mastercard también afirmó que el nuevo sistema de pago sería más higiénico, aprovechando los problemas de salud que surgieron a raíz de la pandemia por Covid-19.

Los primeros pilotos se lanzarán en Brasil en cinco supermercados St Marche en São Paulo, y los compradores podrán registrarse para pagos biométricos en la tienda o mediante una aplicación con su socio local, Payface.

Un portavoz de Mastercard dijo que un lanzamiento en el Reino Unido era parte de su "plan a corto plazo" y que la compañía estaba teniendo "conversaciones alentadoras con socios potenciales". Mientras tanto, se centrará en lanzar la tecnología en mercados como América Latina, Oriente Medio, África y Asia.

El esquema es parte de los esfuerzos de Mastercard para ingresar al mercado de tecnología biométrica sin contacto, que se espera que tenga un valor de $ 18,6 mil millones para 2026, según datos de KBV Research. El gigante de los pagos compite con grandes rivales tecnológicos como Amazon, que ha utilizado lectores de palma en sus tiendas, lo que ha atraído críticas de los políticos estadounidenses debido a preocupaciones sobre la privacidad de los datos.

Mastercard señaló una investigación que sugiere que el 74% de los consumidores globales tenían una "actitud positiva" hacia la tecnología biométrica, aunque los activistas han expresado durante mucho tiempo su preocupación por el almacenamiento y el seguimiento de datos.

Suzie Miles, socia del bufete de abogados Ashfords, dijo: “La propia Mastercard ha reconocido las preocupaciones sobre los datos y la seguridad que conlleva el uso de la biometría. Se puede cambiar una contraseña, su sonrisa y su saludo no. Si se piratean los datos biométricos, el riesgo de actividad fraudulenta podría ser considerablemente mayor que los métodos de pago actuales”.

También hay debates sobre cómo se podrían usar los datos para rastrear, filtrar o monitorear a los consumidores desprevenidos.

“Si bien parece que Mastercard ha tomado medidas para proteger y encriptar estos datos, a medida que los pagos biométricos se vuelven más comunes, es probable que el uso de dichos datos evolucione e inevitablemente será más difícil proteger los derechos de privacidad de las personas”, dijo Miles.

Leave a Reply

Your email address will not be published.