Necesitamos porte legal de armas en Colombia YA. Por: Andres Felipe Arcos

Andres Felipe Arcos

Ser un defensor de los derechos individuales y las libertades civiles es difícil y de valientes. Cuando los terroristas mediáticos y los francotiradores de las redes sociales atacan desde su progresismo dueño de la verdad, se debe ser fuerte para superar el escarnio infundado por sentimientos y no por la razón.

Históricamente, la sociedad ha reconocido dos grandes derechos en los seres humanos: en primer lugar, que el hombre tiene derecho a preservar su propia especie. Este es el derecho de revocar las dictaduras o repeler las invasiones; en segundo lugar, el derecho a protegerse contra sus enemigos y preservar su propia vida a través del derecho personal de la defensa propia.

Mientras exista peligro para la vida del hombre, la sociedad no eliminará el derecho de legítima defensa. Mientras este derecho viva, entonces también debería coexistir el derecho a portar armas. 

¿Podemos negar el derecho de defensa personal y eliminar la capacidad para ello en Colombia? NO, está claro que no hay suficiente pie de fuerza por parte de nuestra Policía Nacional y nuestras Fuerzas Militares para defender a 50 millones de colombianos de los delincuentes, aquellos que sí cuentan con la ventaja de andar por el territorio nacional con armas de fuego ilegales.

En esta Republica Bananera nuestros intelectuales desconocen que quien porta un arma legal es responsable de su uso, quién porta una ilegal no. 

Concuerdo con la senadora Maria Fernanda Cabal: el porte de armas debe flexibilizarse YA. Pues cuando se restringe, como está hoy, se le da ventaja a los delincuentes. Por el contrario, el que porta un arma legal es responsable de su uso; nadie va a asesinar a alguien cuando sabe que su arma está registrada, tiene trazabilidad y van a saber quién es su propietario.

Nos tienen a merced de los criminales, nos asesinan todos los días por robar una bicicleta o un celular y los asesinos el mismo día que entran a una cárcel salen por culpa de un juez que no los considera peligro para la sociedad -como andan escoltados ellos-.

El Congreso debe avanzar en retirarle al Presidente de la Republica la facultad de no permitir el porte legal de armas a los ciudadanos de bien, en de una vez por toda permitir que de manera legal y cumpliendo unos requisitos mínimos, quienes queremos andar armados para nuestra defensa personal lo podamos hacer, y por ultimo, y lo mas importante, reconocer la legitima defensa como un derechos fundamental y consagrarlo en nuestra constitución, que se supone, debe responder a los intereses de una Nación y no a la de unos cuantos que le temen a la autodefensa. 

Twitter @AndresFelipe

Leave a Reply

Your email address will not be published.