Los Contratos por las Vacunas en el Mundo

Sergio Escobar -Columnista- elBogotano

Cuando la pandemia de gripe H1N1 se produjo en 2009, algunos países más desarrollados estaban se habían preparado para una pandemia de gripe y, basándose en alertas anteriores sobre el virus H5N1 conocida como 'gripe aviar', los países ricos habían realizado compras o contratos anticipados especiales para suministros de vacunas que podrían activarse tan pronto se produjera una pandemia oficialmente declarada. Los países sin contratos se apresuraron a obtener suministros después de aquellos que ya tenían contratos hubieran recibido su vacuna.

Después de esa experiencia, la Unión Europea desarrolló planes para contratos de compra conjunta de vacunas a los que cualquier Estado miembro podría unirse, garantizando el mismo precio por dosis para todos. En 2009, los países menos desarrollados no pudieron recibir la vacuna hasta que los fabricantes acordaron dejar que el 10% de su producción fuera entregada a la Organización Mundial de la Salud.

La situación ahora es distinta. Ningún país tenía un contrato especial anticipado para una vacuna para el COVID-19 ya que nadie había anticipado que la próxima pandemia sería un coronavirus y no un virus de la gripe. Con alrededor de 107 posibles vacunas reportadas en desarrollo, elegir la correcta será como jugar en un casino. Algunas pruebas fracasarán en su desarrollo y otras no llegarán a fabricarse. Todas las principales empresas farmacéuticas de vacunas del mundo han desviado recursos para fabricar la vacuna para el COVID-19.

Ahora, la probabilidad de acertar es una cuestión de múltiples opciones. Por ejemplo, la Universidad de Oxford llegó a un acuerdo con la compañía farmacéutica AstraZeneca, con la posibilidad de que haya 100 millones de dosis disponibles para fines de 2020. Si la vacuna funciona y las dosis se materializan, y estuvieran disponibles para el Reino Unido, entonces el desafío será vacunar a todos los habitantes de la isla lo más rápido posible.

Incluso si la mitad de las dosis se reservaran para el Reino Unido, todas las personas en grupos de alto riesgo podrían vacunarse rápidamente. Sin embargo, el problema es que a medida que cada fabricante importante acepte más contratos, la cantidad de unidades disponible es limitada en una primera etapa y el tiempo para vacunar a la población en riesgo aumenta.

Por ahora, se desconoce cómo responderán los fabricantes a las solicitudes de vacuna y cómo distribuirán los suministros entre los diferentes países. El 24 de abril pasado, la OMS copatrocinó una reunión con el liderazgo de Francia, de la Comisión Europea y la Fundación Bill y Melinda Gates con otros jefes de estado y líderes del mundo para que comprometerse a trabajar en equipo y por supuesto la ausencia de Estados Unidos fue notable. La UE y sus socios recaudaron aproximadamente € 7,5 mil millones en fondos iniciales para impulsar la cooperación mundial sobre vacunas. Entre los aportantes están Francia, Alemania, Italia, el Reino Unido, Noruega y Arabia Saudita; cuya prioridad será la vacuna.

A pesar de estas expresiones de altruismo, cada gobierno en el mundo enfrentará la tensión de querer proteger a sus propias poblaciones lo más rápido posible. Los mayores fabricantes de vacunas se encuentran en Europa, Estados Unidos e India. Sin embargo, recién se informó de la notable sorpresa que un laboratorio de Israel logró establecer una opción de neutralizar el coronavirus y ya se encuentra en negociaciones con alguna casa farmacéutica para poder comercializarla. Hay esperanza y ojalá sea universal.

Sergio Escobar

Fecha: 8/Mayo/2020

Leave a Reply

Your email address will not be published.