La nueva casta te quiere idiota. Por: Juan Esteban Arredondo

“El lenguaje inclusivo como tod@s, todxs y últimamente todes, como herramienta para la idiotización social, fomentando el mal uso de la lengua, promoviendo la ignorancia y la reducción de pensamiento”.

Durante las campañas presidenciales estuvimos escuchando a candidatos hablar en lenguaje inclusivo como fue el ejemplo de Francia Márquez, así mismo, durante el discurso de Roy Barreras como presidente del congreso lo escuchamos hacer uso de esta distorsión del lenguaje; la aplicación de esta neolengua en sus discursos fue fuertemente criticada por ello les traigo el siguiente escrito.

Últimamente solemos escuchar mucho sobre el lenguaje inclusivo, la mayoría de las personas sin saber del tema, piensan que se trata de una lengua india o afro, cuando la realidad que se esconde detrás de este neolenguaje son intensiones ideológicas; en Francia, aproximadamente a mediados del año pasado, el gobierno de dicho país se vio en la necesidad de prohibir este lenguaje en las instituciones educativas, puesto que se dieron cuenta que “constituye un obstáculo al aprendizaje de los alumnos” especialmente en cuanto a la comprensión lectora y la escritura; este lenguaje nace con la ideología de género que encontramos dentro del pensamiento político y cultural progresista, esto es una aberración contra la lengua principalmente porque la lengua se constituye con la naturalidad de la aceptación social y no con la imposición de un pensamiento dogmático, sea de izquierdas o de derechas.

Ferdinand de Saussure, lingüista, semiólogo y filósofo suizo hablaba sobre los significados y los significantes, en pocas palabras pero de manera más sencilla, como las palabras se relacionan con las cosas, los objetos y lo que esta a nuestro alrededor, facilitando así la comunicación al igual que la comprensión de lo que se nos es transmitido; pero cuando nos encontramos con un adoctrinamiento que parte desde lo cultural para influir en lo político, el cual consiste en la reducción de la lengua y con ello del aprendizaje, teniendo como resultado el aumento de la ignorancia colectiva, generando un grave problema de entendimiento dentro de nuestra comunicación y con ello sometiéndonos al yugo de la ignorancia y de la reducción del pensamiento, como también encontrándonos a raíz de este problema el riesgo de someternos por ignorancia a lo que nos ordenen los políticos. Como lo hablaba de manera muy clara George Orwell en su libro 1984, el cual era una crítica al comunismo soviético, y dice: “La intención era que cuando se adoptara definitivamente la nueva lengua y se hubiese olvidado la vieja lengua, cualquier pensamiento herético… fuese inconcebible, al menos en la medida en que el pensamiento dependa de las palabras”. En este sentido de ideas, y quiero pedirle disculpas al lector por lo siguiente, pero dejare más dudas que respuestas, ¿Qué seguridad educativa nos puede generar un político como los que hemos visto estos días en el congreso o en la vicepresidencia al querer promover una neolengua que genera ignorancia? ¿Es este el paso para convertir a la gran masa de la población en los idiotas útiles de los políticos? Esta situación me deja más preocupación que seguridad de inclusión.

Leave a Reply

Your email address will not be published.